GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La chauna

José Torrente

torrente.j@gmail.com

Ego Luis

Con su espejito 'friki' confundido de morfopsicología, y su yo antepuesto al nosotros del equipo. Menudo bluff

El candidato del PSOE de Villanueva del Trabuco ha resumido con un mensaje equívoco su postulado en la carrera electoral. Para presumir de su capacidad ¿de gestión? propone para su campaña este lema: "El Trabuco que tú quieres". Desapercibido no pasará, aunque el doble sentido deje dudas sobre la intención del eslogan. Si Sebastián Pérez fuera allí candidato podría mimetizar el autobombo con una traslación del suyo: "El gran Trabuco". Con Nacho Vidal de estrella invitada en los mítines serían imbatibles.

Hablando de extremidades a nuestro servicio, a Luis Salvador no le daba el juego de palabras para hablarnos de su privilegiada cabeza en un simple lema, decidido como está a no dejar pasar ni una oportunidad para mostrar su inmodestia. Él se exhibe de hombros para arriba, que es su atractivo electoral. Y nos obsequia, a quienes somos carne de su engaño, haciendo público el estudio morfopsicológico de su cabeza, por si, al mirar su foto colgada de las farolas del Camino de Ronda, la Gran Vía o el Zaidín, hubiera a quien le pasaran desapercibidas sus habilidades innatas. Como en una guía de candidatos patrocinada por El Corte Inglés, nos advierte de lo que la pseudociencia dice que esconde su perfil, y que los votantes no debemos perdernos.

Lo que no cuenta la morfopsicología es que Luis Salvador dimitió de concejal en Granada para ser diputado en Madrid, dejando a Manolo Olivares de regente subalterno guardándole la plaza en la oposición municipal. Decía Luis que dejó el ayuntamiento porque su honestidad política le impedía estar en dos sillones a la vez. Pero ya se le ha pasado. En las últimas elecciones generales, siendo candidato municipal otra vez, repitió aspiración madrileña como segundo de la lista naranja al Congreso, a la vez que pedía ser alcalde de Granada. La morfopsicología lo dice, el rostro del narciso es evidente, su pómulo amplio, de cuello corto y ancho, para abarcar tantos cargos.

Sólo nos queda ver a Paco Cuenca poniendo dos velas negras a sus máximos rivales, quienes apuntan a una hermandad sucinta para repartirse la vara y los cargos que hoy ostenta Paco "Selfie" y su troupe en Plaza del Carmen, apoyado por Ciudadanos antes de irse Luis con su rostro de tamaño medio a ser diputado en exclusiva.

El futuro del ayuntamiento nazarí en manos de "ego Luis"; en su mundo de Blancanieves, con su espejito friki confundido de morfopsicología, y su yo antepuesto al nosotros del equipo. Menudo bluff. Granada merece más.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios