Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El España-Inglaterra, determinante

Luis Enrique ha logrado que la selección vuelva a enganchar mediante un tiquitaca vertical

Fantástico. Así es como puede definirse el recital de España antier noche ante una Croacia subcampeón del mundo que sólo pudo resistir durante un cuarto de partido. Fuerzas igualadas hasta que Saúl rompió las normas con un cabezazo digno de Sandor Kocsis, aquel húngaro que no perdía una sola batalla aérea y que fue bautizado como Cabeza de Oro. Un testarazo pleno de raza y belleza para cambiar el rumbo del juego.

Redundábamos en que las sensaciones emitidas en Wembley en el debut de Luis Enrique no podían ser mejores. Estábamos equivocados, ya que no sólo fueron mejores, sino que llegaron a la quintaesencia de la excelencia. Era un tiquitaca que contaba con el plus de una verticalidad olvidada y que parecía imposible tras el triste acto que fue la despedida de Xavi. Y resulta que sin Xavi, más Iniesta, Silva y algún otro, la imagen de España ha quedado tremendamente mejorada.

De todas formas, sigo pensando que en retaguardia el equipo es manifiestamente mejorable. Si Luis Enrique logra esa mejora, si la línea se sincroniza y permite menos de lo que ahora permite, el horizonte de la selección se antoja formidable. Mejor Gayá que Marcos, sin embargo creo que no estará de más recuperar a Jordi Alba, que exhibe unos conceptos defensivos muy superiores como añadido a unas prestaciones en ataque mejores que las de los ahora utilizados.

En medio de esta catarsis, una figura se ha erigido en principalísima. Es la del colchonero Saúl, un futbolista incomprensiblemente ninguneado en Rusia y con el que, posiblemente, hubiésemos disfrutado de la verticalidad entonces ausente y hoy rutilante. Con seis de seis, la cita del 15 de octubre en Heliópolis debe ser determinante. Un partido grande ante los inventores, que vendrán con ganas de cerrar las heridas abiertas en Wembley. Partidazo a la vista.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios