Balsas de piedra

ANTONIO DAPONTE

Fríos y democracia

La revista británica The Economist calcula que un aumento del 10 por ciento en los precios de la energía producen un 0,6 por ciento más de muertes en Europa.

Este invierno morirán 147 000 europeos por encima de lo habitual, debido al alza de precios asociada a la guerra de Ucrania. Esta cifra podría llegar hasta 185 000, un 6 por ciento más que con los precios de antes de la guerra.

Este aumento de la mortalidad invernal se debe al efecto combinado de tres grandes factores. Aunque no lo parezca, el frío afecta más severamente a la salud de las personas que lo hace el calor. A ello se suma la gripe, ya que, gracias a las temperaturas más frías, circulan más intensamente los virus. Además, las personas tienden a pasar más tiempo en interiores, lo que facilita la transmisión y la exposición vírica.

El tercer factor crucial es el precio de la energía. Cuando los precios suben, las familias tienden a utilizar menos la calefacción. En los días muy fríos esto potencia los efectos de las bajas temperaturas y de las gripes. Resulta chocante, sin embargo, que los mayores efectos del frío en la salud se den en los países cálidos, como España, mientras que en los nórdicos el efecto es mucho menor.

Esta desigualdad entre el norte y el sur del continente se debe al grado de fortaleza de las políticas de protección de la ciudadanía, tradicionalmente muy fuertes en el caso de los países nórdicos, Alemania u Holanda, por ejemplo, y débiles en España.

Por eso son muy importantes las políticas implantadas en estos meses por el gobierno nacional de limitar los precios de la energía y subvencionar las actividades muy intensas en su uso.

En la semana en que celebramos la Constitución conviene recordar que la fortaleza de las democracias no se mide por el tamaño de las banderas ni la cantidad de patriotas autodeclarados: depende de su utilidad para la gente, para el pueblo. Proteger a la gente de los efectos del frío es cumplir con la Constitución y fortalecer nuestra democracia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios