Granada, futuro en positivo

Debemos saber aprovechar las cualidades y el potencial para apoyar iniciativas que abren más la Universidad a la sociedad

El futuro de una sociedad se trabaja en el presente. Los temas relevantes que afectan al bienestar de la sociedad deben abordarse con perspectiva estratégica de medio y largo plazo y con generosidad entre los agentes que gobiernan e influyen en la sociedad, para ser capaces de llegar a acuerdos basados en el interés general.

El futuro de Granada se trabaja en el presente y, por tanto, quienes hoy ostentan responsabilidades en los ámbitos públicos y en los ámbitos privados con influencia en nuestras vidas, tienen la responsabilidad de trabajar juntos y el reto de acertar en las apuestas colectivas para un futuro en positivo.

Además de nuestra fortaleza en los ámbitos cultural y turístico, Granada tiene buenas opciones para un futuro de progreso sostenible si sabemos jugar bien las potencialidades que tienen su fundamento en la fortaleza de nuestra Universidad (en especial en determinados ámbitos del conocimiento), en la fortaleza de nuestros servicios públicos de salud y de muchos de nuestros profesionales sanitarios o en la capacidad emprendedora de una nueva generación de empresarios que empuja también con fuerza en la buena dirección.

En este contexto, cobra mucho valor la noticia que nos traslada que la Universidad de Granada repite entre las 300 mejores de todo el planeta según la prestigiosa clasificación ARWU(Ranking Académico de las Universidades del Mundo), siendo la mejor de Andalucía y la segunda mejor a nivel nacional empatada con la de Valencia y la Autónoma de Barcelona.

Y debemos saber aprovechar estas cualidades y este potencial para apoyar todas las iniciativas que tratan de abrir más la Universidad a la sociedad granadina y a los sectores con los que el trabajo conjunto pueden hacer que Granada tenga un futuro de excelencia liderando iniciativas de gran potencial.

Especialmente, en áreas como la inteligencia artificial, la digitalización y muchas otras áreas de conocimiento en las que la Universidad, los servicios públicos (sobre todo, salud) y la empresa pueden crecer juntos de manera exponencial. El trabajo de lluvia fina que Gregorio Jiménez lidera desde la presidencia del Consejo Social de la Universidad junto a todos sus componentes es de enorme valor en ese objetivo de un futuro mejor y positivo para Granada, lo cual merece respeto, apoyo y aplauso y que nos dejemos sumar unos y otros con generosidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios