Los nuevos tiempos

César Requeséns

crequesens@gmail.com

Heroína de derechas

Ayuso está jugando la mar de bien el papel de chica moderna que no traga con todas las modernuras

Las derechas han encontrado su icónica adalid contra las hordas social comunistas en Isabel con aires de reina ya, una chica bastante común hasta hace nada, con aire despistado, chulesca pero que se lo ha currado para llegar a presidenta. Nada mejor que una meritoria como ella para encarnar lo que las chicas de derechas toman por lo que debe ser una mujer de hoy, es decir, una mujer que se gana el puesto y que no se lo debe ni a familiares ni a parejas como tantas veces hemos visto.

Camino va de ganar por goleada a un Iglesias en franca caída libre y con el discurso del miedo casi agotado. Su estatismo nepotista hace aguas por todas partes y empieza a ser una estrella errante que, según dice, ya busca la puerta giratoria de los medios de comunicación para velar armas hasta que aparezca una nueva oportunidad de volver a la gresca.

Ayuso se lo está merendando jugando la mar de bien el papel de chica moderna que no traga con todas las modernuras. Son muchos los que en ese comprar selectivamente los avances de los tiempos encuentran alguien que les representa y ven en esta batalla de Madrid una antesala de una muy deseable batalla por España, lenguaje bélico que se impone desde la aparición de estos dos bandos de pistoleros verbales que son los populistas morado o verdes fosforito.

La chica tiene el don de la oportunidad, sabe manejar los tiempos, medir las frases y soltarlas en el momento oportuno, además de no tener demasiado que ocultar de su vida personal que le afee la gestión de lo público, menos social pero popular para los que no quieren morirse de hambre si no se los ha llevado todavía el virus.

Es la chica del momento, mal que les pese a la cada vez más rancia izquierda, enfoque político la mar de respetable que se ha enrocado en desenterrar demonios o generar guerras de significados para activar rebeldías de género y ocultar una gestión desastrosa de la deuda pública y el virus, por ejemplo.

El gobierno en coalición con la derecha vocinglera y simplona le va a pasar factura bien pronto si no consigue la mayoría absoluta, ese sueño de esta joven promesa de las derechas que ya hace sombra a los figurones de su propio partido con esa mirada entre insegura y socarrona que ha encandilado a los abueletes, a las madres de misa diaria y a los más jóvenes, claro, para pataleta del feminismo 'postransqueer' que no encuentra una mujer que le haga sombra a la adalid de la libertad que le plantó cara al sanchismo pero con una sonrisa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios