Hijos del siglo IX

Pedro Machuca se inspiró en la capilla de Aquisgrán de Carlomagno para idear la planta del palacio

Julius Köckert (1827-1918). Hārūn al-Rašīd recibe una embajada de Carlomagno (1864). Maximilianeum Foundation. Julius Köckert (1827-1918). Hārūn al-Rašīd recibe una embajada de Carlomagno (1864). Maximilianeum Foundation.

Julius Köckert (1827-1918). Hārūn al-Rašīd recibe una embajada de Carlomagno (1864). Maximilianeum Foundation.

En la historia los procesos presentan continuidad y los brillantes logros de un momento concreto, en muchos casos, son la culminación de largos períodos de experimentación anteriores. Sin embargo, en determinadas épocas, estos procesos se consolidan para perdurar en el tiempo y marcar la personalidad de una determinada cultura, creando mitos y confiriéndole un sello de identidad.

El siglo IX presenta un panorama donde se configuran con personalidad propia los grandes centros culturales del mundo medieval, de los que somos herederos en la actualidad en el imaginario colectivo.

En el año 800 León III corona emperador a Carlomagno. Será el sueño de la Europa carolingia, con Carlomagno y el Sacro Imperio Romano-Germánico, y el momento del inicio de una lírica épica en lengua romance. Creará una gran corte de sabios en Aquisgrán. Precisamente, Pedro Machuca para el Palacio de Carlos V (1526) en la Alhambra, se inspira en la capilla de Aquisgrán de Carlomagno para realizar la capilla octogonal que articula el cuadrado y el círculo inscrito en él de la planta del palacio.

Por su parte el Imperio Bizantino realizará una uniformación cultural y religiosa, reorganizará el territorio e iniciará el "renacimiento macedónico" (867). Contará con figuras tan relevantes como la primera compositora de la que conservamos partituras, Kassia, en el siglo IX. Su poderosa flota con el famoso "fuego griego" y las alianzas del emperador Teófilo con Abd al-Rahman II de Córdoba crearán un importante eje militar y cultural.

El poder del Califato Abbasi en oriente, con la Casa de la Sabiduría o los famosos cuentos de Las mil y una noches -que aunque posteriores se inspiraron en esta época-, para configurar una idea del orientalismo y arabismo que ha persistido en el imaginario internacional. Por otra parte mencionar las alianzas que realizaron Harun-Rašid y Carlomagno, siendo muy famoso el elefante que el califa regalo a emperador.

El Emirato independiente Omeya en occidente, con Ziryab, y el nacimiento de la muwaššha, el zejel, y las nubas, para cerrar el siglo IX. Se considera la etapa de esplendor de Al-Andalus. Al-Andalus y Andalucía se configurarán como las puertas de Oriente. Musulmanes, judíos y mozárabes (cristianos) en la configuración de una nueva identidad cultural.

Estos cuatro ejes tendrán mutuas influencias y relaciones, como aliados y como enemigos. ¡Somos los hijos del siglo IX!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios