Rosa de los vientos

Pilar Bensusan

bensusan@ugr.es

Inquisición ideológica

Recuerden que somos muchos los que no estamos dispuestos a someternos a la Inquisición ideológica de la izquierda

La infame dictadura ideológica que practica la izquierda española a través de su principal aparato propagandístico, los medios de comunicación del régimen, está alcanzando extremos intolerables. El País, Público, el dúo pijo-progre Roures-Ferreras y su Sexta, -con licencia otorgada por ZP sin concurso y pese a haberse decidido no conceder ya más licencias de televisión-, son los nuevos inquisidores, defensores de una falsa y antijurídica doctrina moral progre que es imprescindible denunciar, aún a riesgo de ser quemado en la hoguera.

Descarada, inveraz, avalada con falsas verificaciones adornadas con apariencia de veracidad y con el único rigor de ser invento de la superioridad moral de la izquierda, esta dictadura ideológica tergiversa la Historia de España -reescribiéndola al gusto comunista, guerracivilista, independentista o de cualquiera cuyo objetivo sea destruir España-, falsea el Derecho, la jurisprudencia y la CE, nos moraliza bajo el peor reproche social con la teología de género, criminaliza a todos los hombres por los delitos de sujetos concretos, o nos responsabiliza a todos de los desbarajustes climáticos causados principalmente por los grandes contaminadores China, EEUU o India.

Es tal su poder que han fracturado hasta la justicia española, que ya no se limita a aplicar la ley, sino que juzga en función de la presión que el pueblo impositor ideológico despliega mediáticamente, y condena a 38 años por agresión sexual y a 5 por el vil asesinato de quien cometió el "delito" de llevar tirantes con la bandera española.

Y es que esta dictadura ideológica conforma ya sin duda la Biblia del siglo XXI, y quien se oponga a sus imposiciones será juzgado y quemado en la hoguera del desprestigio por la Inquisición mediática de Prisa, Roures y Cía.

La última víctima de esta teología inquisidora es Elvira Roca, cuya obra Imperiofobia y leyenda negra, ha sido demonizada por El País, que, bajo una falsa apariencia de cientifismo, hace un titánico esfuerzo en desprestigiarla, manipulando y tergiversando la realidad de la Historia de España que describe.

Quien ose leer a esta hija de la derechona más retrógrada, también sufrirá severo castigo inquisidor. Ya Pérez-Reverte nos avisa de que es la vitamina disparatada que necesita la derecha para su "anemia intelectual".

Pues desde la anemia intelectual de más de cien mil lectores, recuerden que somos muchos los que no estamos dispuestos a someternos a la Inquisición ideológica de la izquierda y a su teología dictatorial.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios