Alejandro Morales / Deportes@granadahoy.com

Luis, no te jubiles

Sigo pensando que Raúl debía estar ahí... pero gracias, Sabio, por tu apuesta y por subirme la autoestima

ESTE artículo se lo dedico a Joan Laporta, Joan Puigcercós, Íñigo Urkullu, Enrique Árbol, Pepe Parejo, Paco Gregorio, José Ramón de la Morena, mi tío Pepe y, sobre todo, Luis Aragonés.

Lo primero que quiero hacer es bajarme los pantalones hasta los tobillos para plegarme a los pies de Luis Aragonés, al cual le imploré que se jubilara cuando dio a conocer la lista para la Eurocopa, y al que le presento mis excusas por haberlo querido mandar tan pronto a la reserva. Rectificar es de sabios y él debe saberlo como nadie, de eso tiene fama, y tal. Él ha estado al frente del grupo de futbolistas que nos ha dado uno de los alegrones de nuestra vida y siempre se lo agradeceré. Sigo pensando que Raúl debía estar ahí, aunque no hubiera jugado ni un minuto, como Palop, o Sergio García... Por haber sido un referente real en la 'transición' futbolística de este país, por el rendimiento de su último año en el Madrid y por su impoluta hoja de servicios... Pero como diría Luis, ese no es el tema y tal. Yo, como español y futbolero, le digo gracias a Aragonés por su apuesta, por llegar al éxito a través del camino más bonito y por contribuir a que nuestra autoestima se dispare.

De Parejo me acuerdo por su españolidad, que la ejerce a boca llena, sin pelos en la lengua y con orgullo cada día, cosa de la que muchos podrían tomar ejemplo; como De la Morena, el gurú de Brunete, que empezó su Larguero diciendo ¡viva España! para advertir enseguida que se podía gritar algo así sin que nadie lo pudiera culpar de facha. Coño, hemos tenido que ganar la Eurocopa para que se dé cuenta. Me acordé de Enrique Árbol, por aquella mañana del 2002 o aquel tren luxemburgués; de Paco Gregorio, mi hermano, al que llamé antes que a ninguno el domingo y escuché llorar. De mi tío Pepe, por la radio que le rompí aquella tarde del 94, la de Salinas, Luis Enrique y Tassotti...

En cuanto a Urkullu, Laporta y sus amigos... ajo y agua. Así es esto, majos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios