Mastodontes que sirven de refugio

¿quién dijo que refugiarse de la lluvia bajo un muro era imposible? El del Museo Memoria de Andalucía demuestra que no. Porque su grosor, y el 'pórtico' que lo atraviesa, son suficientes para guarecerse ante las inclemencias del tiempo. Incluso para mimetizarse, pues sus fríos colores no hacen apenas contraste ni con el gris ceniza que ha cubierto nuestros cielos estos días ni con el contraluz de sus moradores. A la Granada más financiera, esa que ha llenado de modernos edificios el Ensanche Sur, no parecen sentarle bien los cromatismos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios