El frío no rebaja las ganas de salir a la calle a disfrutar con los amigos. Eso debieron pensar ayer los mayores que decidieron acudir al parque para jugar a la petanca. Ataviados con chaquetones gruesos resistieron a las bajas temperaturas bajo la luz de las farolas que alumbraban el recinto. Entre risas, compitieron por alcanzar una bola que, a veces, se resiste. Es bastante común que el invierno reste motivación para bajar a la calle. Sin embargo, las ganas de echar unos chascarrillos y una partida de petanca parece que pueden con el frío.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios