La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

El PSOE cae, y cae, y cae…

Díaz asume el "la resistencia a través de la movilización es igual de legítima que la política representativa" de Rodríguez

Los liberales y centristas suecos apoyarán a los socialdemócratas para frenar a la extrema derecha. En España, esto es impensable tanto en la izquierda como en la derecha. Los socialistas se apoyaron en los independentistas y la extrema izquierda para ganar la moción de censura y convertir a Sánchez en presidente sin pasar por las urnas. El PP y Ciudadanos gobernarán Andalucía con el apoyo de los votos de Vox. Entre nosotros no son posibles los acuerdos entre constitucionalistas. Esto es democráticamente legítimo pero se corre el riesgo de que el centro izquierda y el centro derecha se radicalicen para lograr el apoyo de los populistas y frenar la sangría de votos que se pasan a ellos.

A ello se suma otra peculiaridad hispánica: que los socialistas pacten con la extrema izquierda es democráticamente saludable pero que los conservadores lo hagan con la extrema derecha pone en peligro la democracia. La izquierda española todavía disfruta de la inmunidad pos franquista mientras la derecha carga con el sambenito franquista. Una nueva versión de la España de cristianos viejos y cristianos nuevos conversos. La izquierda es de limpia sangre democrática y la derecha de impura sangre franquista. Para perpetuar este privilegio resucitó Zapatero el tópico frentista de las dos Españas que Sánchez y Díaz siguen explotando.

Por eso, ayer se dio el vergonzoso espectáculo de los socialistas sumándose al "la resistencia a través de la movilización es igual de legítima que la política representativa" de Teresa Rodríguez, alentando -incluso fletando autobuses- a quienes se manifestaban ante el Parlamento protestando… ¿contra qué? Pues debe ser contra el resultado de las urnas, contra que el PSOE haya sido desbancado por un futuro Gobierno del PP y Cs… Porque van a gobernar estos dos partidos, sin Vox; y aunque se tratara de un tripartito (que no lo es) sería legítimo protestar contra las medidas que tomen en el futuro, pero no contra lo que los ciudadanos han decidido votando y los políticos han pactado a entera satisfacción de sus votantes: el 74% de los electores de Ciudadanos y el 90% de los del PP aprueban que se apoyen en los votos de Vox, dejándolo fuera del Gobierno de la Junta, para relevar a los socialistas. Cuando parecía que el PSOE -que está manipulando la gravísima cuestión del maltrato para crear alarma social- no podía caer más bajo, lo ha hecho.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios