Plaza Luz

La Plaza Luz no tiene fuente con granadas, ni kiosco de música, ni árboles. Se va la luz pero la dignidad permanence

La Plaza Luz está en la barriada de la Paz, que pertenece al Distrito Norte de Granada. Los barrios del Distrito Norte son tierras de penumbra; es decir: son barrios luminosos de día, cuando luce el sol, y oscuros de noche, cuando salen las estrellas y se va la luz. Si hacemos la media, sale penumbra.

Hay quien dice que la Plaza Luz se llama así porque un responsable político, incapaz de garantizar la luz en las casas del barrio, pensó que con el nombre ya cumplía. Pero el nombre de la plaza no es de mucha ayuda cuando en el Norte se corta la luz.

No hemos podido comprobar esa extraña hipótesis, pero sí hemos documentado la existencia de políticos con pocas luces. Estos son los que se embriagaron con el aroma de la marihuana del Norte pensando que aliviaba la delincuencia en el centro; los mismos que suben al distrito en campaña electoral y ofrecen el arreglo de edificios desahuciados como el 'Hotel Luz' a cambio de votos; los mismos que tapan las bocas -pero no las llenan- gestionando eso que los economistas llaman, técnicamente, "trabajos de mierda"; los mismos que se creen los números de Endesa antes que los de la gente. Pero las cuentas están claras: ascensores, frigoríficos y calentadores que no funcionan durante horas; colegios y centros de salud paralizados; farolas y semáforos apagados; deberes escolares a la luz de las velas.

Por suerte tenemos mujeres y hombres de luz, como el Defensor de la Ciudadanía, Manuel Martín, y el cura de la Paz, Mario Picazo, que se encerraron para pedir una solución a los apagones; o como mis amigos y amigas de la Plataforma Granada Abierta, que luchan contra la oscuridad en una ciudad que tiende a ensimismarse. Ayer los vi sosteniendo un cartel con la foto de Carlos Cano para anunciar que Granada Abierta había concedido el premio que lleva el nombre del cantautor a las vecinas y vecinos de la Zona Norte "por su lucha contra los cortes de luz". Citaron a Carlos Cano: "Por el sur, mucho sol y poca luz". Parecía estar pensando en estos barrios.

La Plaza Luz no tiene una fuente con granadas, ni kiosco de música, ni árboles. Es una plaza pobre. Pero si la miran desde el satélite de Google Maps leerán una frase pintada con grandes letras sobre el pavimento, en el centro de la plaza: "Yo soy Distrito Norte". La luz se va pero la dignidad permanece. Si volviera Carlos Cano les haría una copla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios