Crónicas Levantistas

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

Punto de inflexión

Este ha sido el primer Día de Andalucía de Juanma Moreno como presidente. El de 2019 le pilló recién llegado, aún con cara de sorpresa por lo sucedido el 2 de diciembre anterior. Un año después, las encuestas comienzan a poner al PP y al PSOE andaluz a la par, es ahora cuando comienza esa luna de miel con la que el electorado se muestra tolerante con los nuevos. El crecimiento del PP está cargado de lógica. Ciudadanos se escurre y los populares recuperan el terreno perdido que les ganó el primer Albert Rivera. El PSOE sigue sumido en una crisis de liderazgo que ha sido más evidente en la celebración de este 28-F. El protagonismo trabajado durante 40 años se ha ausentado en esta ocasión. Después de una primera etapa en la que el Gobierno del PP nos quiso mostrar las entrañas del infierno que el PSOE se había olvidado en San Telmo con un guión que derivó en comedia gore -¿han encontrado ya el medio millón de vacunas de la gripe?- , los de Moreno han alzado el santo grial del poder andaluz: la confrontación con el Gobierno central, que, como otras tantas veces, se está equivocando al valorar un malestar un tanto impostado, pero anticipatorio de lo que vendrá si se producen las concesiones a Cataluña. Frente a esto, el andalucismo de Juanma Moreno aún puede ser más rentable que el españolismo de Vox.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios