Los Reyes Magos, por supuesto con su correspondiente test de PCR, saldrán hoy a las calles. Pero nada de multitudes, en la capital irán en un autobús descapotable, como si hubieran ganado la 'orejona' o estuvieran celebrando la victoria en la Segunda Guerra Mundial. Es ya el fin oficial de la Navidad, hora de volver a empaquetar el engorroso árbol y de esperar los próximos partes de la Junta de Andalucía para comprobar la verdadera incidencia que han tenido las celebraciones en la evolución del coronavirus. Los expertos ya se están poniendo de acuerdo en que estamos en una tercera ola, aunque no se sabe si alcanzará la virulencia de la segunda. Al menos los mayores de las residencias estarán ya vacunados en su gran mayoría y el eslabón más débil estará protegido. Así que, seguramente, para los trabajadores de los hospitales será un alivio que se acaben las celebraciones porque son conscientes de que de esta alegría efímera pueden venir los lamentos del futuro. Y de nuevo el sobre esfuerzo en su trabajo. Así que, al menos por este año, por fin se acaban las navidades.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios