lapidario

Salvados por la campana

El aeropuerto de Granada puede llorar con un sólo ojo. Está en la picota y por motivos cuantificados: seis millones de euros. Esas son sus pérdidas, una cantidad que es considerable pero tampoco hay que llevarse las manos a la cabeza porque su vecino malagueño las cifra en 20,59. Y en Madrid-Barajas se alcanzan las 94,98 millones de euros al año. Pero no se ha salvado por eso, se ha librado de la criba por otro motivo: porque el número de pasajaros anuales esta en la franja que lo inscribe en el honroso Grupo II: tiene entre medio millón y dos millones de usuarios al año. Si tuviese menos, AENA lo incluiría en el Grupo I, como ha pasado con el helipuerto de Algeciras y el aeropuerto de Córdoba. Entonces sí se hubiese visto afectado por los despidos del ERE que ha presentado el gestor aeroportuario y que repercute a1.600 personas de 19 centros de toda la Península. Pero si la situación no cambia, esto puede ser sólo una prórroga, porque el ERE de Iberia puede recortar los vuelos a Granada, con lo que se perderían los pasajeros de oro y se acabaría el indulto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios