Por montera

Sobrarán vacunas

Hay hartazgo por esta guerra política en la que la oposición, del partido que sea, no arrima el hombro

Se ha dado con la vacuna contra el Covid-19 en un tiempo récord. Los motivos ya son conocidos: el SARS- CoV-2 invadió el mundo y y han muerto, a día de hoy, dos millones cien mil personas y, a esta hora, hay 101,5 millones de personas infectadas. En España, oficialmente han fallecido 57.806, aunque el INE sitúa la cifra en 80.202 personas sobre el exceso de defunciones registradas entre el 15 de marzo de 2020 y el 27 de diciembre de 2020. Andalucía ya ha superado los 6.000 muertos. Con este frente mortal abierto desde hace ya un año, quedan demostradas las carencias en inversión para investigaciones científicas, en I+d+i en España y que, efectivamente, el dinero lo puede todo. Según el CIS de esta semana, se ha disparado la aceptación por la vacuna del Covid: un 70% de los españoles se la pondrían ya. Podemos deducir que la llegada de la vacuna es una esperanza cada vez mayor entre los ciudadanos quienes siguen sumando un cúmulo de ansiedades debido a las limitaciones y el prolongado tiempo de vivir bajo tantas restricciones. Hay ansiedad, inquietud, cierta desesperación, hartazgo también por esta guerra política en la que la oposición, del partido que sea, no arrima el hombro. Pierdan la esperanza, si no esa ahora, nunca lo harán.Ya tenemos la primera crisis diplomática post Brexit. Reino Unido acusa a la Union Europea de secuestrar sus vacunas porque han sido cortos de vista. Suenan conflictos en España, donde la CCAA están dejando de vacunar porque ya no hay más viales. Pfizer llega a cuenta gotas, Moderna se retrasa y AstraZeneca ha sido el detonante para acabar con la paciencia de la Comisión Europea. Pero el Gobierno de España, que es quien debe negociar y distribuir las vacunas, se hace el loco, como si no tuviera responsabilidad ninguna. Sí la tiene, obviamente; sobre todo cuando Salvador Illa dijo que la vacunación era la luz al final del túnel y que en verano estaría inmunizada el 70% de la población española. Pero lo más indignante es que dijera que iban a "sobrar vacunas". Habría que ver si se refería a que sobrarán vacunas contra el Covid dentro de diez años. Eso desmoraliza porque el ser humano tiende a creer, incluso, a los mentirosos e irresponsables. Podemos entender la complicación para la investigación , para la distribución, para la gestión, para la política, pero lo que no se entiende es por qué se miente a una sociedad vulnerable a la que se ha dedicado, como dice Illa, habiendo "disfrutado" mucho.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios