GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Rosa de los vientos

Pilar Bensusan

bensusan@ugr.es

Suspense local

Sebas es mucho Sebas, tiene apoyos y quiere retener el poder provincial, lo cual no debería sorprender al gran jefe madrileño

Menudo revuelo se ha formado en torno a las listas electorales provinciales de los partidos para el próximo 10-N. Y es que siendo usual que en precampaña nuestros políticos se tornen misteriosos y enmudecidos hasta que se publican las famosas listas -que tantas luchas internas generan y que deberían ser abiertas para procurar un auténtico sistema democrático-, nos están desvelando sorpresas importantes.

A un mes del 10-N, las ansiadas posiciones al Congreso y Senado no serán oficiales hasta el 15-O, con su publicación en el BOE, pero pueden influir en el atascado panorama político municipal.

Al Congreso repetirán como número uno los anteriores candidatos de PSOE, PP, y Cs y Vox con sus paracaidistas, diputados cuneros, Hervías y Olona, que repiten con ahínco en una provincia a la que poco o nada les une. Se incorpora Honrubia por Podemos y Terrón por Más País -que no Más España, vaya que se piense que son fachas-, tras el sonado portazo de Errejón al Vamos Granada de Gutiérrez y Olalla.

Pero sin duda, la mayor sorpresa iba a ser que Sebastián Pérez encabezase la lista del PP al Senado en detrimento de Azpitarte -éste finalmente será el dos y Robles el uno-, con la condición de que dejara su acta de concejal y la presidencia provincial del partido de cara al próximo congreso provincial de 2021. Jugada de la dirección nacional para rebajar la tensión del vodevil del Ayuntamiento, con socios enfrentados por el 2+2 aunque disimulen en público, y para ir abonando el terreno a la renovación provincial del partido.

Pero esta estrategia finalmente le ha salido mal a Génova, porque Sebas es mucho Sebas, por más que les pese a algunos, ya que tiene muchos apoyos en la provincia, y para conservar el poder provincial ha decidido declinar la oferta-trampa de irse al cementerio de elefantes, y seguir centrado en Granada. Hábil respuesta si es que quiere seguir manteniendo el poder provincial.

Tras este giro inesperado, la situación municipal continuará igual y la creación de la vicealcaldía sigue adelante, según ha dicho Salvador.

Y es que Sebas es más astuto que muchos y si quiere conservar el control provincial del partido debe quedarse aquí, lo cual no debería sorprender al gran jefe madrileño pues, tras entregarle la Alcaldía a Ciudadanos, aquél siempre puso como condición seguir como presidente provincial del PP, para desdicha de quienes lo daban por finiquitado.

Parece que tras el 10-N el suspense local no desaparecerá, aunque esperemos que sí lo haga el suspenso local de los primeros 100 días…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios