La colmena

Magdalena Trillo

mtrillo@grupojoly.com

Talgo a Madrid a 20 euros, los gestos importan

La mayor vertebración que se ha realizado nunca en Andalucía ha sido la A-92 -ya en su día fue todo un quebradero de cabeza por las dificultades orográficas y presupuestarias para acometerla- y poco hemos avanzado desde entonces. Casi al contrario. Después de tres años cogiendo autobuses hasta Antequera para viajar en AVE hasta Madrid sorteando el aislamiento ferroviario de Granada, Renfe ha tenido que improvisar un intrincado mapa del tesoro de combinaciones para mantener la ficción de un transporte ferroviario que no existe.

"Dos autobuses para llegar en tren a Algeciras". Este titular, que publicamos ayer en Granada Hoy aunque parezca una broma del Mundo Today, es la consecuencia de los inesperados efectos de las riadas de octubre. Al menos, la primera parte de la odisea del viaje: la que te anima a recurrir al coche privado o al Bla bla car para desplazarte de Algeciras hasta Antequera. A partir de este punto, no hay más opción pública que el asfalto para llegar a la Estación de Autobuses de Granada, pero ahora por culpa del corte ferroviario que en abril de 2015 nos dejó incomunicados por las obras para instalar la Alta Velocidad.

Si seguimos hasta Almería, el desafío se multiplica. Ya no se trata de que el AVE se haya olvidado de vertebrar Andalucía; también los Media Distancia, el tren convencional, sucumbe a la falta de planificación en unos casos, a las limitaciones de financiación -siempre- y al impacto de las inclemencias meteorológicas -cuando toca-.

Lo bueno es que ahora estamos (casi) en elecciones y toca sacar los proyectos fallidos del cajón. Lo acaba de hacer la presidenta de la Junta, Susana Díaz, firmando un convenio para que Adif pueda utilizar la plataforma del Eje Transversal Andaluz de la Alta Velocidad -la idea es colocar las vías pendientes y restablecer el tráfico ferroviario afectado por las últimas lluvias en la zona de Aguadulce- y se recupere la conexión ferroviaria entre Sevilla, Málaga, Granada y Almería. Unos dos meses de plazo según los técnicos.

En paralelo, el Gobierno andaluz se lanza al rescate de la llamada A-92 ferroviaria que quedó aparcada con el estallido de la crisis y que, según la versión socialista, ha estado más de dos años entre las prioridades de la Junta sin conseguir ningún avance con el anterior Gobierno de Madrid (PP) por estrictas razones de bloqueo y tacticismo político.

Porque, no nos equivoquemos, la política importa. Incluso en los temas más técnicos y complejos que podamos afrontar. Lo acabamos de descubrir -más bien de confirmar- con el polémico anuncio del fin del aislamiento ferroviario: la recuperación de la línea por Moreda era posible. Lo decían los técnicos, lo exigía la Marea Amarilla, lo denunciaban los socialistas, y lo veíamos todos cuando el lujoso Tren Al-Andalus hacía parada en Granada, la única ciudad descolgada de la red ferroviaria nacional -la pública y asequible-.

Es evidente que, después de 1.300 días de sonrojo sin tren, de decenas de promesas incumplidas sobre la llegada del AVE, el coste de esta medida era inasumible para el PP. Por la cuantía económica, que es ciertamente alta por el despliegue de técnicos y operarios que requiere reactivar el Talgo Madrid-Granada para ofertar dos viajes al día, y por el demoledor descrédito que supone para el propio partido.

El 26 de noviembre llegará y Granada volverá a aparecer en el mapa ferroviario aunque sea con sordina. Con una medida "insuficiente", como ha reconocido Paco Cuenca, pero que supone una bofetada electoral al PP en la cuenta atrás de las autonómicas del 2-D y de las municipales de mayo de 2019.

Pruebas del AVE Pruebas del AVE

Pruebas del AVE / G. H. (Granada)

Lo anunció esta semana el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en su cuenta de Twitter siguiendo el estilo Trump que ha marcado toda la crisis del AVE que el Gobierno de Pedro Sánchez ha heredado de la etapa de Rajoy: "El 26 de noviembre se pone fin al aislamiento ferroviario de #Granada. Ese día entrará en servicio la línea Madrid-Linares-Granada. Era un compromiso ineludible de este Gobierno con los granadinos y granadinas".

A Renfe le costó todo el día reaccionar y fue el propio alcalde quien pudo asumir el protagonismo de confirmar el titular. Será un hito más en la corta y compleja hoja de ruta del actual regidor socialista, a pesar de que sea un avance con muchas aristas pendientes: la recuperación del tren-hotel a Barcelona que se ha convertido ya en el nuevo caballo de batalla institucional dentro del reto de conexión con todo el Levante español, la ejecución del tramo de Loja con la construcción de la variante que permitiría esquivar el decimonónico túnel de San Francisco rebajando el tiempo de desplazamiento y minimizando los problemas de seguridad y la búsqueda de una solución consensuada sobre el polémico proyecto de integración del AVE en la capital…

Todo pendiente del esquivo Día D: la jornada en que la explotación comercial de la Alta Velocidad sea una realidad en la resistente ciudad de Granada que ha visto desfilar los infructuosos intentos de Álvarez Cascos, Magdalena Álvarez, Ana Pastor, Rafael Catalá, Íñigo de la Serna y, quién sabe, si José Luis Ábalos… Y es que los protagonistas que se subirán en la histórica fotografía final aún están por decidir: en diciembre elegiremos a los del Gobierno andaluz, en mayo a los del Ayuntamiento y la Diputación y, con fecha tan incierta como volátil, los del Ejecutivo central.

Menos de tres horas en AVE para llegar a Madrid y menos de dos horas a Sevilla en un Avant -el que ahora conecta, por ejemplo, la capital hispalense con Málaga- a la espera (o no) de la A-92 ferroviaria, a la espera (o no) del bypass en Almodóvar del Río… De momento, todo un horizonte de futuribles y un pájaro en mano: en un par de semanas podremos comprar un billete en Talgo a Madrid por 20 euros. No es suficiente, ¡claro que no!, pero los gestos importan; la política es decisiva. Para avanzar y para bloquear.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios