Quousque tamdem

Luis Chacón

luisgchaconmartin@gmail.com

Wikipedias

El recurso 'ad verecundiam' a este experimento social de la red dice mucho del nivel de cierta prensa

Ha sorprendido, en un buen número de medios de comunicación, que Donna Strickland, galardonada este año con el Premio Nobel de Física, no tuviera perfil en Wikipedia. Es cierto que desde el momento en el que la Real Academia de las Ciencias de Suecia anunció el galardón, su biografía en la conocida enciclopedia participativa creció como la espuma. La doctora Strickland, que es la tercera mujer en obtener este premio tras Madame Curie y Maria Goeppert-Mayer, lo comparte con Gérard Mourou por su método para generar impulsos ópticos ultra cortos y de alta intensidad y ambos lo hacen con Arthur Ashkin galardonado por las pinzas ópticas y su aplicación en sistemas biológicos.

En cambio, lo que a mí me llama profundamente la atención a la vez que me preocupa es que la prensa recurra a Wikipedia como fuente de autoridad. Guste o no, Wikipedia no es más que un interesante experimento social de la red en el que puedes ver larguísimos textos sobre los concursantes de algún reality show televisivo y no encontrarte información alguna sobre la mayoría de los científicos que están trabajando, a lo largo y ancho del mundo, por mejorar nuestras condiciones de vida. Cualquier actor o cantante que atesore en su currículo un puñado de capítulos en una serie de éxito o un par de canciones descargables mediante alguna de las aplicaciones de moda, puede tener mayor presencia que reconocidos actores clásicos o que muchos compositores consagrados. Al fin y al cabo se trata de una enciclopedia redactada por miles de personas que no han tenido que acreditar conocimientos ni formación alguna sobre la materia de la que escriben. Y que unas veces lo hacen inspirados por su buena voluntad y otras, empujados por espurios intereses o gustos personales. Por eso resulta inconcebible que se tome como si fuera la vieja Espasa. Ese recurso ad verecundiam a la Wikipedia dice mucho del nivel de cierta prensa y de la banalidad con la que nos tomamos la cultura y el conocimiento en esta, mucha veces desinformada, sociedad de la información.

Disponer de información no es suficiente. Hay que saber gestionarla. La bolsa de plástico con las diez mil piezas de un puzle aporta los mismos datos que la miniatura que ilustra la caja en la que vienen. Pero hasta que no terminas de montarlo, o al menos hasta que está muy avanzado, esa imagen nos ofrece una información mucho más precisa aunque sea menos detallada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios