Rosa de los vientos

Pilar Bensusan

bensusan@ugr.es

Más aculturados

Tras casi 40 años de Andalucía, muchos de sus hacedores en privado han reconocido que se equivocaron con el experimento

Ya refería la semana pasada el importante problema de aculturación que presenta Granada y los territorios que conforman históricamente su reino, que ha derivado en el desconocimiento de gran parte de la realidad histórica de nuestra tierra, diferenciada de la de Andalucía, y asimismo en el abandono del propio patrimonio cultural y etnográfico para adoptar patrones culturales procedentes de Sevilla y el sevillanismo como referentes propios. Proceso de aculturación que está sucediendo porque la Junta de Andalucía lleva imponiéndonos esos elementos culturales como complemento indispensable a su asentamiento político y territorial.

A ello se une que las instituciones que tienen su sede en Granada aceptan esa aculturación y son vehículo necesario en el proceso de imposición del falso relato histórico, político y cultural andaluz, que difunden, como si del propio acervo cultural se tratara, con total naturalidad, unos de manera inconsciente y otros de manera consciente, con lo que en nada contribuyen a la preservación de nuestra propia historia, cultura y tradiciones, todo lo contrario.

Tras casi 40 años de Andalucía, bandera bética, himno inventado y Blas Infante, muchos de sus hacedores en privado han reconocido que se equivocaron al procurar el fallido e inconstitucional experimento andaluz, en el que el 61,34% de los municipios de la mal llamada Andalucía Oriental -Granada, Jaén, Almería y Málaga- dijeron que no a Andalucía en el referéndum del 28-F (284 de 463), y el 29,53% de los municipios de Andalucía Occidental -Sevilla, Córdoba, Cádiz y Huelva- también dijeron que no (88 de 210) aquel día en el que en nuestra tierra no tiene nada que celebrar.

Pero como el fracaso continúa, y con él los procesos de aculturación y adoctrinamiento, muchos luchamos para evitar su imparable y definitiva imposición y para recuperar nuestra inigualable historia, cultura y tradiciones. En esta tarea también están decididamente comprometidas ilustres entidades de nuestra tierra que llevan a cabo una encomiable labor por Granada y su reino, tales como Granada Histórica y Cultural, desde hace casi tres décadas, y la Asociación por la Región de Granada, completamente involucradas en este indispensable cometido.

No obstante, la implicación debe ser de todos si es que queremos preservar la identidad de nuestra tierra, falsamente unida a la de Andalucía, no queremos ser más aculturados y queremos procurar un futuro distinto a Granada y su reino, dentro de España, pero no de Andalucía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios