El río de la vida

El afán destructivo de Granada

Me troncho de risa cuando veo que nuestras instituciones no saben ni ponerse de acuerdo para organizar un evento cultural

Granada, no sé si por su secular afán destructivo, tiene la fea costumbre de aniquilar, destruir, desbaratar, aquello que con cierta dificultad había conseguido. Me estoy refiriendo en esta ocasión a la Feria del Libro. En los últimos años -excluidos los dos últimos a causa de la pandemia- la cita entre libreros, autores y lectores había tenido cierto empaque. La organizaba Nani Castañeda, que además de haber sido librero es el que aporrea la batería del grupo Niños Mutantes. Nani había conseguido que dos pasiones como la música y la lectura se dieran la mano y atraer a jóvenes que ni por asomo piensan en un libro a la hora de entretenerse. Por eso, cuando veo en algunos sitios ese lema de 'Granada, capital de la Cultura', me parto de la risa. Aquí la Cultura sigue viajando en la bola del remolque, así que vanagloriarse por algo que no se tiene, me resulta al menos patético. El otro día me entristeció la renuncia de Nani de la Feria del Libro que él había reinventado. Se extraña en su carta de despedida de que no se consigan 25.000 euros para llevar adelante la feria que se necesita y de que la Junta de Andalucía, que tanto dinero tiene para malgastar en majaderías, no sea capaz de apostar por ese acontecimiento cultural en esta ciudad. Parece como si los que nos gobiernan desde Sevilla nos estén recordando constantemente que con la Alhambra tenemos bastante y que no debemos pedir más, como aquellos súbitos que fueron a reclamar al rey un trato más justo en sus reivindicaciones y el monarca les dijo aquello de qué más queréis si os permito estar vivos. Cuando hay reparto de áreas en las instituciones todos los partidos quieren llevar Urbanismo (donde siempre hay algo que trincar) y lo de Cultura parece que fuera aquel gordo, patoso o inútil que en los partidos de antaño siempre ponían en la portería, el puesto que con resignación ocupabas si querías jugar el partido. No es por comparar, pero el marchamo de ciudad cultural que antes poseíamos nos lo han arrebatado ya los malagueños y los cordobeses. ¡Hasta cuando dejaremos de perder cosas! Y luego esa pretensión de que Granada sea aspirante a Capital Europea de la Cultura. Ya digo, me troncho de risa cuando veo que nuestras instituciones no saben ni ponerse de acuerdo para organizar un evento cultural. En el fondo piensan como aquel jamonero que al montar las casetas de libros frente a su local puso aquello de 'La Cultura es nuestra sepultura'. Qué pena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios