La mirada urbana

Todos los aplausos son pocos

Todos los aplausos son pocos

Que nadie se engañe, la guerra del coronavirus no se va a ganar en Moncloa. Como tantas otras veces, van a ser los trabajadores quienes hagan el trabajo sucio para asegurar, poniendo en peligro su salud, que podamos ver una luz al final del túnel. Por este motivo, todos los aplausos a enfermeros, cajeras, barrenderos,... se quedan cortos y muchos optan por transmitir ese agradecimiento de forma incesante, como nuestra compañera Isabel Vargas, que ha colgado un cartel de solidaridad en su balcón, porque los periodistas, siempre al pie del cañón, también luchan en esta guerra.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios