En los autobuses ya no se habla

¿Se dan cuenta de que apenas hablamos de política local? Casi nadie sabe que el Ayuntamiento no tiene presupuesto

En los autobuses ya apenas se habla. Es difícil encontrar allí a alguien manteniendo un tema de conversación. En parte porque van medio vacíos y en parte porque no hay ganas de hablar. De todas maneras, ayer oí a dos mujeres en las puertas de la ancianidad quejarse de eso de que tengas que pedir una cita previa si quieres hacer una gestión en cualquier oficina administrativa. "Es que ni te cogen el teléfono", le decía una mujer a su amiga. Le estaba contando que tenía que registrar un documento en el Ayuntamiento y le había dicho un guardia municipal que ahora eso se hace mediante cita previa. Y que le habían dado un folio donde venía los teléfonos donde tenía que llamar y la página de Internet a la que podía entrar. Y que había estado llamando toda la mañana y no había conseguido hablar con voz humana alguna. Todos los mensajes enlatados les decían que los funcionarios estaban ocupados y que, por favor, llamara después o hicieran su petición electrónicamente. "Yo creo que esto del coronavirus les ha venido muy bien para trabajar menos de lo que trabajaban", le decía la señora perjudicada a su amiga. El Covid es una excusa para los incompetentes, le decía más o menos.

Después de dejar el autobús fui a la terraza de una cafetería a desayunar. En mi mesa continua había tres hombres de mediana edad que estaban dándose las novedades de la pandemia. Uno decía a los otros que otra vez estamos 'confitados'. La humorada intentaba quitar tragedia a la noticia de que una vez más no podemos salir de Granada. Esto va para largo, decía otro. El tercero se quejaba de lo lento que estaban con las vacunas. Las conversaciones sobre el coronavirus y sus consecuencias han monopolizado nuestras vidas. Tanto que el que vendía pañuelos en la esquina ahora vende mascarillas a buen precio. El Covid todo lo tiene relativizado, incluso las enfermedades más infames como el cáncer. Ahora morir de cáncer es una vulgaridad, lo que da prestigio es morir de Covid. ¿Y se dan cuenta de que ahora apenas hablamos de política local? Casi nadie sabe que el Ayuntamiento de Granada no tiene presupuesto para este año porque PSOE, Podemos y Vox le han dicho al bipartito que si no hace los deberes no votaran a favor de las cuentas. De joven uno quería salvar a la humanidad, ahora hay que conformarse con llegar a tiempo a la vacuna.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios