Cuando la batalla de la desobediencia es un acto malentendido

Obedecer proviene del latín oboedescere, derivado a su vez de oboedire y significa "saber escuchar". El acto que implica lo contrario, es decir, el de desobedecer, que según la RAE es aquello "dicho de una persona: No hacer lo que ordenan las leyes o quienes tienen autoridad". Por lo tanto, es un acto deliberado, intencionado, voluntario y hecho a propósito. El que profesa desobediencia sabe escuchar, pero decide desoír un mandato o norma. Hay quien no entiende que desobecer es una actitud crítica frente a un contexto que pesa como un yunque sobre el espíritu, lo demás, es cobardía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios