Los nuevos tiempos

César Requeséns

crequesens@gmail.com

En busca de 'La clave'

Duraban mucho aquellas justas intelectuales de la Transición sustentadas en la voluntad de concordia

Son varios los amigos que comentan haber rescatado por las redes los debates de 'La clave', aquel mítico programa en prime time durante años bajo la simpática batuta del gran periodista José Luis Balbín. Curiosa nostalgia justo en estos tiempos vocingleros en que un debate sobre ideas tiene más de cuadro de Goya que de aquellas elegantes charlas a deshora en que hasta acababan las frases los invitados mientras veías primeros planos del contrincante ideológico fumando su cigarrillo y hasta escuchando ideas opuestas. Parece imposible. Y salían vivos. Increíble.

Duraban mucho aquellas justas intelectuales de la Transición democrática sustentadas en la voluntad de concordia y el no querer volver a las pistolas. El ejercicio de la argumentación y la retórica requieren de un sosiego y un espacio mental. Este ritmo de tuit reinante hoy, con ideas disparadas como si fueran titulares para el consumo rápido de la prensa, cansa y deja la sensación de haber perdido las horas escuchando a dos mastuerzos arrearse zurriagazos y faltarse al respeto dándose de puñaladas a destajo.

El tono bronco se palpa en todos los debates, como el de la Sexta, con polemistas profesionales de la post-verdad de la catadura de Marhuenda o Inda, por no citar a los que se les ve el plumero como para patrocinarles 'La voz de su amo'. Y sin un sonrojo. Hablan al dictado y se lo llevan calentito.

Con el paso del tiempo contrasta cómo se perdió aquel espíritu de querer entender al que piensa distinto para o aprovechar lo bueno que tenga lo que dice (que siempre lo hay) o para rebatirle con más fundamento.

Y ya si el invitado es de alguno de los polos helados del espectro político, de Vox o de Podemos, de la marea morada o de los fanáticos del Toro, mejor apagas directamente la tele. Es tal el diálogo de sordos, el retorcimiento, el 'y tú más', la inquina entre oponentes apocalípticos desintegrados que mejor cambias de canal o te tiras ya al barro del 'Sálvame' sin escrúpulo alguno, verdadero modelo del debate actual, con su estilo chonista en el que faltar al respeto y decir mentiras aliñadas de alguna verdad y con el morbo de lo íntimo consigue subir en el share, último objetivo de esta era en que el influencer consigue las entrevistas para luego marcharse a vivir a Andorra, verdadera 'clave' que todo lo mueve, sin nostalgia alguna.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios