Ya nos gustaría que fuera así la vida, con el camino expedito sin baches ni piedras en el que nos hagan replantearnos más de la cuenta nuestra existencia. Ya nos gustaría que la meta siempre fuera un horizonte límpido, sin una nube que nos pueda aguar nuestro caminar sobre la Tierra. Ya nos gustaría que a los lados del camino tuviéramos flores bien cuidadas con las que inspirarnos y tener con que alegrarnos cuando las cosas vayan mal. Ya nos gustaría capturar el momento y que el tiempo se detuviera siempre en lo bueno.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios