GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Mirada alrededor

Juan José Ruiz Molinero

jjruizmolinero@gmail.com

La comedia política

Veremos, cuando suba el telón, cómo actúan los actores elegidos para el espectáculo en que ha degenerado la vida pública

Tras las elecciones, continúa el espectáculo en que se ha convertido la política española, en forma de comedia, sainete o película que, como estamos viendo hace tiempo, puede ser de suspense, intriga, cómica o incluso de terror, recurso utilizado por los guionistas de las campañas electorales. Los que acudieron en notable proporción a las urnas -un 75,758 % del electorado- son tan respetables como la casi cuarta parte que se quedó en casa, porque nadie merecía su confianza, máxime cuando no sabían lo que, al final, iban a hacer con su voto. Se eligieron a los actores que iban a subirse al escenario para garantizarnos otros cuatro años de entretenimiento, dudas o frustraciones. Se confirmó el éxito del primer actor -Pedro 'el guapo', según lo llama cierta prensa europea- y el hundimiento que ha llevado Casado al PP, en una suicida huida del centroderecha hacía los extremos de su espectro, eliminando, de paso, a los menos proclives a las tesis de Aznar, que ha abanderado este absurdo viaje al pasado. La aparición del líder del PP y sus lugartenientes, vestidos de luto, en la noche electoral, parecía un duelo anticipado. Casado, ante la dramática realidad y presiones internas, se ha apresurado a rectificar, en una vuelta al centroderecha, que nunca debía haber abandonado. Otro damnificado ha sido Podemos y su líder Pablo Iglesias a quién no le ha servido la honrosa y larga tarea de limpiar los culos de sus bebés, que creía fundamental para las prácticas de Presidente de Gobierno. Tras la pérdida de 29 escaños persiste en su idea de formar un gobierno de coalición con el PSOE. Izquierda Unida hace tiempo desapareci en el revolútum morado.

Hablamos de ganadores relativos. Uno es Rivera que ha aprovechado el espacio vacío del centroderecha para subir en escaños y votos, pero ha cometido el error de colocarle un cordón sanitario a Sánchez. Ambos escenificaron hace poco un pacto. Hoy, tendrían mayoría absoluta. Vox, por su parte, con sus 24 escaños, ha asumido con gusto el papel de 'malo' de la película, que, incluso ha inspirado a grupos de intelectuales para sus cuentos infantiles de 'viene el coco', con un Abascal disfrazado de don Pelayo. En cuanto al papel de protagonista que le han otorgado a Pedro Sánchez veremos cómo lo afronta: Solo ante el peligro, con sus 123 escaños, o con compañías de Iglesias y sus extremos o independentistas y supremacistas catalanes reiterando sus inasumibles exigencias. Queda el 'no es no', por ahora, de Rivera.

En fin, esperemos lo que se les ocurre a los guionistas de esta mala comedia para entretenernos. Mientras tanto, tenemos a la vista más elecciones el próximo día 26: locales, autonómicas, europeas. Hasta los agnósticos gritan ¡Dios nos asista!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios