El niño del rollo

La cuesta del Progreso

Es una buena causa la de un ferrocarril electrificado que transporte personas y mercancías de forma sostenible

El Proyecto de Presupuestos del Estado para 2021 destina a nuestra provincia 136 millones menos que los últimos presupuestos aprobados por el Congreso. Es verdad que no son definitivos, así que los diputados por Granada tienen ahora que demostrar su utilidad sacando adelante enmiendas que aumenten las inversiones en una provincia que tanto las necesita; pues la prosperidad ha sido esquiva con Granada en su historia reciente. Con buen criterio, quienes asignaron el ilustrado nombre de "Progreso" a una vía de la capital no eligieron una calle llana, sino una cuesta. No sé por qué, yo siempre la recuerdo como una cuesta que sube (hacia la plaza de los Campos), no como una cuesta que baja.

Nuestros representantes quizá estén más diligentes si sienten el clamor de la sociedad civil. Así pues, toca movilizarse. Pero toca hacerlo con criterio. En tiempos de la Guerra Civil en la cuesta del Progreso se concentraban cientos de visionarios que expresaban su apoyo a Hitler ante el Vicenconsulado alemán. En otros momentos Granada se ha movilizado para destruir su patrimonio abriendo avenidas o cubriendo el Darro. Hoy se reclaman obras de dudosa necesidad o hasta disparatadas, como la Ronda Este.

Descartes escribió que para progresar no basta con avanzar rápido: hay que elegir bien el camino. No es tiempo de construir autovías cuando debemos reducir el consumo de petróleo. Debemos acertar con las causas y, como nos recuerda la Plataforma Granada por el Tren, es una buena causa la de un ferrocarril electrificado que transporte personas y mercancías de forma sostenible, que saque de las carreteras muchas toneladas que ahora se transportan en camión, que llegue al puerto de Motril y tenga estación y puerto seco en Mercagranada. El Corredor Mediterráneo es una oportunidad que no podemos dejar pasar, pero el Proyecto de Presupuestos no incluye dotación para el tramo Almería-Granada. Tampoco para recuperar la línea que unía Guadix con Levante por Baza. Si Algeciras logra conectarse con Europa por Madrid y el Corredor Mediterráneo termina en Almería, Granada quedará aislada de las redes ferroviarias europeas de transporte de mercancías y el de pasajeros se reducirá a un AVE raquítico y elitista.

Ojalá el Gobierno haga su parte, pero antes Granada tiene que hacer la suya: movilizarse unida por proyectos que merecen la pena y dejar de meter ruido por causas equivocadas a los pies de la cuesta del Progreso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios