Lapidario

Tenemos que darnos cuenta

La pestilencia intelectual llega hasta aquí. Seguimos sumidos en una crisis de valores brutal. Tanto que ni nos damos cuenta del paripé en el que andamos metidos dando pábulo a unos y otros mientras un barco repleto de almas humanas sigue pidiendo la solución a una cuestión que está por encima de la política, de los gobiernos, de los países, de organizaciones sociales y de lo que opinemos todos. La famosa perífrasis de la crisis humanitaria que se vive en las costas del Mediterráneo no debería envolver ni discursos vacíos para no acabar actuando, ni discursos naifs para esconder que realmente existe una crisis ante la que debemos darnos cuenta de una vez por todas y recapacitar. Y, sobre todo, plantear un debate serio y maduro con una batería de argumentos y acciones para afrontar la cuestión migratoria. Esperemos que la crisis del Open Arms se solucione cuanto antes. Ojalá, incluso, antes de que usted lea esto. Y empecemos a sacar conclusiones y a darnos cuenta de lo importante que es una vida provenga de donde provenga. De verdad, les digo... hay que darse cuenta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios