GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La esquina

José Aguilar

jaguilar@grupojoly.com

La derecha va a gobernar, sí o sí

Los argumentos de Susana contra el pacto PP-Cs se los echa por tierra Sánchez: Vox no es peor que el separatismo

Susana Díaz reclamó a la oposición en 2015 que la invistiera presidenta de la Junta de Andalucía porque PP, Ciudadanos y Unidos Podemos no eran capaces de sumar una mayoría superior a los 47 escaños socialistas. Les exigía que no bloquearan a Andalucía. Con toda razón. Tardaron 80 días en dársela, y sólo lo hicieron los de Ciudadanos.

Ahora, tras el 2-D, PP y Ciudadanos, por casualidades de la historia, van a juntar precisamente 47 diputados para investir como presidente a Juan Manuel Moreno o a Juan Marín (normalmente, al primero). Ya le están pidiendo a Susana que ponga en práctica lo que defendía hace tres años y medio: dejar pasar a la mayoría relativa PP-Cs absteniéndose en la votación de investidura. Para no bloquear Andalucía y para evitar que la llave de la decisión sobre el Gobierno de la Junta la tenga la ultraderecha. Con toda razón, como en 2015.

Creo que Susana no lo hará. Piensa, que le conviene justamente eso: que la derecha bifronte quede en manos de Vox, y que ese pacto se visualice, de modo que el Gobierno de coalición PP-Cs nazca entre dudas sobre su legitimidad democrática. Por no responder a la lista más votada y por negociar con la extrema derecha. Ahora bien, el flanco débil de Susana sigue siendo, también en esto, Pedro Sánchez. Porque ¿no era la del PP la lista más votada cuando Sánchez relevó a Rajoy con sólo 84 diputados? ¿No fue elegido Sánchez con el apoyo de partidos que no es que se propongan cambiar la Constitución, es que la abolieron en su territorio? De su fragilidad argumental en esta hora de Andalucía también puede -Susana- echarle la culpa a quien la derrotó en las primarias.

Por lo demás, la negociación en el centroderecha que va a mandar en Andalucía no va a ser especialmente tensa. Traerá un Gobierno bipartito, quizás paritario (no me refiero al género, sino a que será compuesto a partes iguales), sin incorporación de Vox, presidido por Juanma Moreno, candidato derrotado pero más votado que Juan Marín. El pacto cerrará su primer capítulo el 27 de diciembre, cuando se constituya el Parlamento y se elija la Mesa, probablemente con 3 miembros del PSOE, 2 PP, 2 Cs, 1 Adelante y 1 Vox. ¿Será Marín vicepresidente de la Junta o presidente del Parlamento? Si es vicepresidente, ¿será la Presidencia del Parlamento también para Ciudadanos, para Vox o para el propio PP?

Andalucía vive un momento histórico. Imprevisible, como todo lo nuevo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios