Es cansina ya la actitud de más de un ciudadano que se empeña en hacer botellones en la calle pese a las restricciones impuestas por Salud. En esta ocasión se localizó en Pulianas, con unos 30 participantes, pero para el que sigue los medios de comunicación -o las redes sociales tan de moda y de dedo fácil- no es complicado advertir que esto de los fiestones en torno a unas botellas es una constante, tanto en variados pueblos como en la capital. Parece que no son pocos los que se olvidan que son ya más de tres millones de casos de coronovirus los que se han registrado y que han fallecido más de 70.000 personas. Y ojo, todo esto sucede en un mes en el que las restricciones se han relajado en gran medida en la provincia, especialmente en lo que concierne al tema de vasos y de toque de queda, con la ampliación del horario de ambos, yendo hasta las 22:30 y 23:00 horas respectivamente. En fin, que el virus de la discordia sigue ahí y que desde todos los frentes se advierte de correr el peligro de que suceda como ocurrió a la vuelta de Navidad. En fin, que el hombre es el único animal capaz de tropezar por cuarta ola en el Covid.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios