Rosa de los vientos

pilar Bensusan

escándalo mayúsculo

MIENTRAS Bárcenas brinda con champán en un restaurante de postín en Francia y se pega la gran vida a costa de los 11 millones de euros de dinero negro que ha blanqueado con la amnistía fiscal de Montoro, sus famosos papeles no sólo están convulsionando al PP, sino también a toda la sociedad española que contempla alucinada cómo la corrupción política alcanza a la cúpula de un partido cuyo desplome en las encuestas es de tal calibre que, a día de hoy, si hubiera elecciones perdería más de 50 escaños y no podría formar gobierno.

Y es que en este escándalo mayúsculo que ha trascendido ampliamente nuestras fronteras de nada o poco han servido las frustrantes explicaciones de Rajoy del pasado sábado, máxime porque una ciudadanía que sufre necesidades ya no se traga el cuento de la conspiración judeo-masónica contra el PP y contra España, ni de que todo es falso sin más, cuando, para más inri, los dichosos papeles presentan ciertos indicios de veracidad, reconocidos incluso por Pío García Escudero en lo que a él se refieren.

La cuestión a dilucidar no está pues, como quiso indicarnos Rajoy, en si él recibió dinero negro directamente -cosa que probablemente no ocurriera, aunque ello no significa que otros no lo hicieran-, sino en que el PP pagara los gastos de Rajoy & cía. -representación, trajes, viajes, sueldos de cargos orgánicos, etc.- con dinero procedente de gratificaciones contrarias a la ley producto de concesiones de obra pública, adjudicaciones de contratos públicos, etc., efectuadas por cargos públicos del partido, es decir, con dinero procedente directamente de la corrupción política. Que los máximos dirigentes de un partido ignorasen la fraudulenta procedencia del dinero con el que se pagaban sus gastos resulta más que dudoso, máxime cuando parece un hecho cierto que Rajoy ordenó a Cospedal que acabara con esta práctica cuando llegó a la Secretaría General, lo que demostraría que conocían de primera mano la existencia de estos tejemanejes por parte de Bárcenas, ya que el dinero con el que se pagan tan enormes gastos nunca surge de la nada.

La real financiación de los partidos mediante subvenciones públicas y dinero de dudosa procedencia hacen urgente una estricta y definitiva reforma de su legislación. Mientras, el Bárcenasgate seguirá escandalizándonos ya que el susodicho podría filtrar más datos comprometedores si ingresa en prisión ¿Nos explicará la justicia lo que Rajoy nos negó?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios