GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Una novedad estimulante en el horizonte. Responsables de Naciones Unidas propugnan que los países tengan ministerios de la Felicidad. En serio. No para procurar satisfacción espiritual a los ciudadanos, sino para facilitar su confort social. La ONU lo mide y acaba de sacar su clasificación anual. Los países nórdicos de Europa son los más felices del mundo según esa lista. Este año Noruega sustituye en el primer puesto a Dinamarca, que pasa a la segunda plaza. Islandia es el tercero, y Finlandia y Suecia están también entre los diez primeros, entre los 155 estados analizados.

El índice se confecciona en función de seis factores: producto interior bruto per cápita, expectativa de vida saludable, libertad, generosidad, respaldo social y ausencia de corrupción en el gobierno o las empresas. El cuadro de los peor clasificados en este Informe Mundial de la Felicidad está dominado por África. Lo cierra como farolillo rojo República Centroafricana, y por encima quedan Burundi, Tanzania, Siria, y Ruanda.

España queda en un puesto 34, deslucido para un país que presume de feliz. Y va hacia atrás; en la última década ocupa el puesto número 15 en el ranking de pérdida de felicidad que encabezan Venezuela, República Centroafricana y Grecia. Dato provocado por el crecimiento de la desigualdad. La renta disponible en los hogares españoles cayó entre 2007 y 2013 un 20%. Y la clase media perdió tres millones y medio de personas. Cuatro de cada diez españoles viven en una situación de pobreza, falta de oportunidades y exclusión social.

La conclusión de este análisis es que los países más felices son los que tienen un equilibrio saludable entre prosperidad y capital social, un alto grado de confianza en la sociedad, baja desigualdad y confianza en el gobierno. Dirigentes de la ONU patrocinan que se siga el ejemplo de Emiratos Árabes y otras naciones que han designado ministros de Felicidad. Más cerca, en Luxemburgo o Bélgica, hay ministerios de las clases medias que pretenden cumplir esa función. El belga se llama de las clases medias, los autónomos, las pequeñas y medianas empresas, la agricultura y la integración. Un motor de estabilización social.

La desigualdad destruye a las sociedades desde dentro y no para de crecer en todo el mundo. No había problema más grave para el economista británico recién fallecido Anthony Atkinson, partidario de combatirla entre otras cosas con impuestos sobre donaciones y sucesiones para los más ricos. ¿Les suena? Es la tendencia contraria a la defendida con éxito por el Partido Popular en Andalucía. El PP está por su eliminación y el PSOE torpemente la ha tenido muy alta para las clases medias durante demasiado tiempo, generando un efecto de antipatía general a este tributo. No sé si España necesita un ministerio de la Felicidad, pero al menos debería proteger a su clase media. Una especie en riesgo de extinción.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios