GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Nos falta una 'mihitilla' para tener AVE

José Luis Ábalos dijo hace poco que el AVE estará en junio, o sea que falta una 'mihilla'. ¿A ver si quiso decir una 'volá'?

Una de las cosas que más se le dificultan al granadino es su concepción del tiempo y del espacio. Parece como si los metros y los minutos los contara en un sistema distinto a los demás, un sistema más llevadero. Decía García Lorca que Granada amaba lo diminuto. Los diminutivos de los granadinos son cordiales, entrañables y domésticos, a decir del poeta de Fuente Vaqueros. Parece como que no queramos que el mundo no sea tan grande ni el cielo esté tan lejos. Hay necesidad de limitar, de domesticar los términos inmensos. Por eso la estética genuinamente granadina es la estética del diminutivo, la estética de las cosas diminutas. Lorca dixit. De ahí que en el vocabulario granadino estén tan asentadas palabras como 'mijilla' (o 'mihilla' porque aquí también no comemos la jota), 'chispitilla' o una 'volá'. "Voy en una volá y vengo", dijo mi paisano Prudencio cuando salió a comprar tabaco y regresó a los cuatro años y sin tabaco. Una vez intenté explicarle a mi amigo irlandés Harry lo que era para el granadino una 'mihilla' después de que se llevara un chasco cuando le preguntó a un limpiabotas en Puerta Real en dónde estaba la Plaza Mariana Pineda.

-Ahí, a una 'mihilla'- le dijo el buen hombre señalando hacia la plaza.

Mi amigo le dio las gracias pero al llegar se extrañó que la plaza que él buscaba estuviera tan cerca cuando el limpiabotas le había dicho que estaba a una milla.

Le expliqué que en realidad el profesional dedicado a lustrar calzado le había dicho una 'mihilla', que es un periodo muy corto de tiempo o de espacio que se acorta aún más cuantas más 'tes' le pongas al vocablo: 'mihitilla', 'mihititilla', 'mihitititilla'... y así sucesivamente. Harry alucinaba por lo que éramos capaces de hacer con una palabra.

Haber deseado un AVE nos ha costado a los granadinos estar cuatro años sin tren. Ahora que estamos en plena campaña electoral una de las promesas de los políticos será acabar con el aislamiento ferroviario de Granada. Los meses que dijeron al principio que iba a durar este aislamiento se han convertido en años. Han sido seis los ministros de Fomento que han tenido el proyecto del AVE de Granada en su mesa. Este último, José Luis Ábalos, dijo hace poco que el tren estará en junio, o sea que falta una 'mihilla'. ¿A ver si quiso decir una 'volá' como las de mi paisano Prudencio?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios