Rosa de los vientos

Pilar Bensusan

bensusan@ugr.es

El fracaso de las autonomías

Es momento de repensar nuestro modelo de Estado e ir hacia otro más equitativo para todos los españoles

Tras más de 40 años de democracia y Constitución, es hora de afirmar que el artificial invento del Estado de las autonomías ha fracasado estrepitosamente.

Las autonomías que menos han pedido han sufrido un agravio comparativo con respecto a las mal llamadas "históricas", mientras que éstas han pedido y recibido todo tras practicar un sistemático chantaje a España, amenazando con la independencia y con desestabilizarla, al ser sus votos clave en el Congreso gracias al injusto método D'Hondt, que por su arbitrariedad ha sido rechazado por las democracias más sólidas de nuestro entorno, excepto Bélgica -patria de Don Víctor-, Austria o Portugal.

Y es que la actual división administrativa autonómica ha demostrado con creces su inconstitucionalidad manifiesta. Estas son sus vulneraciones más notorias: Del art. 2, que propugna la solidaridad entre todas las CC AA, y cuya realización efectiva debe garantizar el Estado, velando por el equilibrio económico, adecuado y justo entre las diversas partes del territorio español, como recuerda el art. 138.1, lo que se infringe en el reparto presupuestario anual que premia a las CC AA separatistas y penaliza al resto.

Del art. 138.2, que señala que las diferencias entre los Estatutos de las CC AA no podrán implicar en ningún caso privilegios económicos o sociales. Que les pregunten a los andaluces damnificados por el impuesto de sucesiones y donaciones.

Del art. 3.1, que establece que el castellano es la lengua española oficial del Estado y que todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Que les pregunten en Cataluña a quienes quieren educar a sus hijos en castellano o a quienes opositan y les exigen catalán.

Del art. 14, porque las CC AA no respetan la igualdad de todos los españoles, en relación con el art. 9.2, que establece la obligatoriedad de los poderes públicos de promover las condiciones para que la igualdad de los individuos sea real y efectiva. Falso en cuestiones de idioma, impuestos, etc.

Del art. 139.1 que sentencia que "Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado". Sin comentarios…

O de los arts. 148 y 149 en relación a la invasión de competencias de las CC AA en las del Estado.

Con tan contundente fracaso es momento de repensar nuestro modelo de Estado e ir hacia otro más equitativo para todos los españoles, que además compagine con nuestra tradición histórica y no con los caprichos de los chantajistas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios