Rosa de los vientos

Pilar Bensusan

bensusan@ugr.es

Sin mamás ni papás

Los políticos locales no tienen ninguna fuerza para imponerse, o no quieren tenerla

Mientras Salvator Mundi se afana en conseguir una invitación para el viaje inaugural del AVE Madrid-Granada porque tiene "derecho" a estar en este "histórico" viaje, que además le facilitaría su sesión de fotos VIP con el ex okupa de la Moncloa -ahora okupa legítimo-, como si de dos modeletes añosos se tratase, y su jefe es portada de la frivolidad suprema del Hola, en Cs ya ha comenzado una preocupante estampida nacional de altos mandatarios ¿por qué será?

Con este percal, entre ridículo, patético y dramático, a nivel nacional y a nivel local ¿qué va a hacer esta formación por Granada con 4 concejales? Trueques, opacidad, traiciones, medias verdades, medias mentiras, pactos oscuros, juegos de tronos y destronos… en definitiva, insultante ninguneo a los granadinos orquestado, como siempre, desde mamá Sevilla, y ahora, como novedad, también desde papá Madrid.

Porque los políticos locales no tienen ninguna fuerza para imponerse, o no quieren tenerla -vaya que peligren sus sillones-. Y a la vista está que Salvator se ha hecho experto en echar balones fuera remitiéndose continuamente a los acuerdos nacionales, de papá Rivera y de tío Girauta.

Lo que queda claro con todo este despropósito es algo que vengo denunciando desde tiempo ha, la tradicional inoperancia de los políticos locales, su ineptitud e ineficacia constatada para defender los intereses de Granada por encima de los de otros territorios y de los suyos propios.

¿Cuántos años va a estar Salvator? Según dice trabaja a 12 años vista -será para asegurarse un buen retiro- aunque no creo ni que termine este mandato. ¿Quién será el vicealcalde? ¿En qué estado de descomposición están sus "acuerdos" con el PP? ¿Qué negociaciones siguen pendientes o es que está todo pendiente de un hilo?

Si esto es así y nada está cerrado porque la gobernabilidad es prácticamente imposible, yo recomendaría a los dos partidos más votados que llegaran a un gran pacto de consenso por la ciudad, deshaciéndose de incómodos socios en pro de Granada, gobernando 2 años cada uno. Con esto demostrarían tener altura de miras y apostar por el progreso de Granada más allá de mamá Junta o de papá Estado.

Pero ante el más que probable desgobierno que nos espera, ahora más que nunca los granadinos debemos abanderar un control real y efectivo de lo que estos políticos que en nada nos representan pretendan hacer en nuestro nombre. Reivindicando que lo primero sea Granada, lo segundo sea Granada y lo tercero también, sin mamás ni papás…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios