Como decíamos ayer: en la historia los vencedores imponen el olvido sobre los vencidos". Si deconstruimos la forma de nominar los espacios de la Alhambra podemos observar diferencias en los siguientes espacios: Patio de los Arrayanes, Palacio de Comares, Palacio de los Leones, Jardines del Partal, frente a Palacio de Carlos V, el único con nombre propio y además ubicado una planta superior a los palacios nazaríes. Sin embargo su contiguo palacio no lo denominamos Palacio de Muhammad V sino Palacio -cuando no- Patio de los Leones, pero no llamamos Palacio de las columnas al del emperador.

Tendremos que esperar hasta la Navidad de 2018 para tener una monografía sobre Muhammad V, obra póstuma del arabista e historiador del arte islámico Antonio Fernández Puertas, gracias al tesón de su esposa, Pura Marinetto, y a la sensibilidad de Jerónimo Páez en la editorial Almed, que contó con la colaboración del Patronato de la Alhambra.

El siglo XIV se presenta como un calidoscopio en tiempos frágiles. Grandes desgracias como la peste negra que traerá la muerte y la desolación. La guerra de los Cien Años entre Inglaterra y Francia, sin olvidar anécdotas como la de Doña Leonor de Guzmán, favorita de Alfonso XI y prisionera de Pedro I 'El cruel'.

Muhammad V (1339-1391) era hijo del soberano Yusuf I y de su esclava cristiana Butayna. Con 15 años, en 1354, accede al trono del Reino Nazarí de Granada. Cuatro años más tarde, en 1359, su hermanastro Isma'il II le usurpa el trono. A su vez, el hijo de un primo hermano de Yusuf I, el arráez Muhammad VI el Bermejo asesinaría a su cuñado Isma'il II y se hará con el trono. Muhammad V ayudado por su amigo Pedro I y por el sultán de Marruecos Abu Salim recupera el trono granadino en 1562 y la Alhambra va a vivir un periodo de esplendor. A finales de la década de 1370 o comienzos de la de 1380 emprende la edificación de un nuevo palacio: Alcázar del jardín feliz, conocido posteriormente como Palacio de los Leones, Patrimonio de la Humanidad y una de las obras artísticas más reproducidas e imitadas en Europa e Hispanoamérica. También es de su etapa la fachada del Palacio de Comares, de 1370, para conmemorar la conquista de Algeciras, realizada con la proporción áurea, o el Maristán entre otras. Muhammad V fue muy tolerante con otras religiones, tanto con la cristiana como con la judía.

Mocárabes en la arquitectura islámica y estilo gótico en la cristiana, madrasas y universidades. Intelectuales de la talla de Dante Alighieri, Francesco Petrarca, Bocaccio, el Arcipreste de Hita, Don Juan Manuel, los viajeros Ibn Battuta o Marco Polo, escritores y pensadores como Ibn al-Jatïb, Ibn Zamrak, Ibn Jaldun o al-Sahili, este último en su aventura desde el reino de Granada a Tombuctú, conforman una apasionante etapa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios