Rosa de los vientos

Pilar Bensusan

El oráculo del pulpo

PARECE mentira que en la era de la tecnología los humanos sigamos creyendo en adivinaciones al más puro estilo de la Grecia o Roma clásicas. Y es que, aunque cambien los decorados, el proceso de vaticinio es idéntico al que practicaban los augures, si bien entonces interpretaban el vuelo de águilas, buitres o halcones o analizaban el graznido de cuervos, grajos o lechuzas, con lo que el pronóstico parecía más elaborado y misterioso, ahora nos decantamos por predicciones más prosaicas y simplonas.

En este ámbito, sin duda, la estrella del momento es el ya famoso pulpo Paul, que ha acertado qué selecciones irían ganando en el mundial de fútbol de Sudáfrica 2010 por el sencillo método de meterse en una cajita de plástico transparente, con mejillón incorporado, y con la bandera de las selecciones enfrentadas, y que se ha convertido en el augur más televisivo de la historia -muy por delante de Rappel, la bruja Lola o Aramis Fuster- y ha hecho ya millonarios a sus perspicaces propietarios, un grupo inglés que posee el acuario de Alemania donde se encuentra. Pero al pulpo Paul rápidamente le han salido competidores en todo el mundo, el cangrejo José Javier en España, el cocodrilo Harry en Australia, la tortuga Jorge en Argentina, el oso panda tailandés Ling Ping o los periquitos Meena Kutti y Mani, famosos adivinos en Malasia y Singapur.

Aun así, el oráculo del momento sigue siendo el pulpo Paul. Ya le ha dedicado una canción un artista alemán, y además se lo rifan en el Concello de Carballiño, cuyos empresarios han llegado a ofrecer hasta 30.000 euros por el afamado cefalópodo, lástima que los dueños del acuario no quieran venderlo, no obstante analizan la posibilidad de que Paul sea trasladado a Carballiño en la semana de celebración de la Festa do Pulpo para su exhibición, mientras tanto, en la villa estudian declararlo amigo predilecto… Pero más lejos aún ha llegado la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, que ha anunciado que va a pedir ante la UE que se active la veda del pulpo Paul con el objetivo de que no se lo coman los alemanes. En la red, el pulpo Paul es el rey, ya tiene más de 450.000 resultados en todos los buscadores, además de tener sitio en Twitter y numerosos grupos en Facebook.

Ante tanto poderío adivinatorio, quizás sería conveniente que Zapatero se hiciera con un pulpo pitoniso para su gabinete, que le hubiese ayudado a predecir todos sus despropósitos o los que todavía le queden hasta el 2012.

No obstante, ya ha aparecido un biólogo peruano para recordarnos que en realidad el cefalópodo, aunque es muy inteligente, no hace predicciones, sino que es atraído por los colores brillantes de las banderas que colocan en su estanque. Qué lástima, porque, ante tanta crisis y tanto infortunio de los políticos que nos gobiernan, no estaría de más empezar a creer en estos augurios…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios