La historia de Ousman Umar debería llenar páginas de periódicos en un momento donde desde múltiples frentes en este país incita deliberadamente al odio y a la violencia contra el migrante. Natural de Ghana, este joven pasó de cruzar el Estrecho en patera a convertirse en un emprendedor social de éxito. Umar llegó sano y salvo a Fuerteventura con 17 años. No sabía hablar español, ni tampoco nadar. Podría haber acabado como uno de los miles de migrantes que intentan prosperar en Europa: ahogado en el Mediterráneo. Mucho antes atravesó a pie el desierto del Sáhara, abandonado por la mafia y en compañía de amigos que tuvo que enterrar allí, y sobrevivió al régimen tirano de Gadafi en Libia. Ousman tiene ahora dos carreras, un máster, dos libros publicados y una oenegé llamada NASCO Feeding Minds. Con ella forma a jóvenes de su región en aulas informáticas. Una historia de superación personal que demuestra el poder de la gente, de lo pequeño. No se dejen seducir por las mentiras grandilocuentes, ni el populismo barato. Podría salir caro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios