Tenemos ferial. Podría pensarse que no, ya que las casetas tradicionales no están montadas, pero tenemos. El Corpus se ha montado, aunque de manera descafeinada, ya que solo columpios y puesto de comida han podido montar sus instalaciones. Pero no esto no ha sido impedimento para que miles de personas se tiren a la calle para poder entrar al recinto ferial. Las colas que se han formado alrededor del ferial hablan por sí solas. ¿Dónde queda la prohibición que sufrimos el año pasado? ¿Alguien se acuerda de ella? En vista de la respuesta de los granadinos, parece que no. Claro, que esto era de esperar, una vez se permitiera hacer algo, por poco que sea y con las limitaciones que sean. Las ganas de estar en las calles, de recuperar la normalidad y de vivir lo no vivido durante casi un año, motivan a las personas a exprimir al máximo cada momento que feria, bares o locales de ocio están abiertos. Además, si el tiempo acompaña... Parece que el fin de semana el tiempo no acompañará. ¿Habrá valientes que, aún así, se atrevan y subir al ferial? Estamos ante el resurgir del Corpus.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios