El calor sofocante se ha instalado en la ciudad con fuerza provocando que los termómetros suban hasta los 43 grados que se alcanzaron ayer en la capital. Sin duda, no se tratan de los mejores días para salir a la calle a dar un paseo por los graves problemas de salud que se pueden original, pero hay quien se la ingenia y aprovecha algunos de los objetos que se lleva a la playa para conseguir un espacio refrescante: una sombrilla que sirve de refugio para unos perros que escapan del calor como cualquier persona. Estos días de calor, sin duda, también son difíciles para cualquier animal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios