Salud sin fronteras

El turismo, gran invento

El segundo semestre puede ser bueno para el turismo, pero sin olvidar las condiciones laborales

En 1968, la película El turismo es un gran invento dirigida por Pedro Lazaga y protagonizada entre otros por Paco Martínez Soria y José Luis López Vazquez ocupaba las carteleras de nuestro cine en España y ponía de manifiesto, con una mirada propia de aquella época, los inicios de una actividad económica pujante que se ha ido consolidando con el paso de los años.

Hoy, más de medio siglo después, estamos a la expectativa de consolidar las previsiones de recuperación de nuestra economía poniendo en marcha medidas que permitan el regreso del turismo exterior y el fomento del turismo interior, sobre la base de la deseada y deseable disminución de la incidencia de la pandemia para situarse en niveles de bajo riesgo.

En este contexto, el Reino Unido mantiene a España en su lista de lugares no seguros para sus ciudadanos ante los actuales niveles de incidencia del coronavirus, en una decisión que supone un duro golpe a las expectativas de recuperación económica en este sector de la economía española. Y es que el turismo y el ocio suponen un ámbito de nuestra economía que ha progresado mucho a lo largo de los años dando soporte a la generación de empleo (eso sí, con condiciones muy mejorables aún) y riqueza.

La decisión del Reino Unido se va a revisar en tres semanas y es por eso que resulta imprescindible trabajar muy en serio para bajar la incidencia. Se puede hacer más y mejor prevención de contagios. Ello reportaría menos daño en la salud y menos daño a la economía.

Y se puede hacer más y no dar por perdido el objetivo de la prevención en aquellos grupos poblacionales más jóvenes que son hoy los más afectados por el coronavirus, dado que aún no han podido acceder a la vacunación. Aunque en pocas semanas habrá acceso a las vacunas en las edades más jóvenes, mientras eso llega deberíamos trabajar intensamente en la prevención de los contagios.

Si centramos los esfuerzos en ese objetivo se podría conseguir recuperar parte del mercado turístico británico aunque sea con retraso y con menor número de visitantes de los que podrían haber hecho reservas, de haber tenido los niveles de incidencia a los que no se debería haber renunciado.

El segundo semestre puede ser un buen periodo para el turismo. Eso sí, sin olvidar la necesidad de ofrecer mejores condiciones laborales y mejores salarios a los trabajadores del sector.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios