No habrá ni fiestas ni botellones y algunos empresarios de la hostelería ya están pidiendo que las cenas de Nochevieja y Nochebuena sean almuerzos, con lo que para rematar un año atípico podríamos tomarnos las uvas a mediodía. Este año los Reyes Magos tendrán que ir con mascarilla, algo que ya anticipamos será una moda en muchos belenes. Y en esta línea se ha pronunciando Juanma Moreno, anunciando que esta Navidad no tendrá nada que ver con la de 2019. Y no pasa nada, la Navidad es un estado mental, como diría Miguel Ríos, así que no hay que andar llorando por las esquinas. No vaya a ser que nos pase como en el puente del Pilar, cuando Granada se atestó de turistas e incluso reabrieron renombradas discotecas y después llegó el aluvión de positivos que, de haber tenido competencias la Junta, nos habría llevado al confinamiento domiciliario. Pero en el camino se han quedado los hosteleros, que ayer volvieron a manifestares porque tienen el agua al cuello. Así que hay que atenerse al viejo refrán de "vísteme despacio que tengo prisa" y extremar más que nunca las medidas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios