Por montera

¿Qué va bien en España?

Una familia lo que desea es trabajar y disfrutar de su vida en paz. Señor Sánchez, ésta es su responsabilidad

No vivimos en paz, y la paz es necesaria para poder vivir bien. Cada persona es la principal responsable de preservar, de trabajar, de estudiar para marcarse objetivos en base a los que poder conseguir el estilo de vida que quiera alcanzar. En esos retos estamos inmersos la mayoría de quienes tienen el pundonor y la dignidad de convertir su trabajo en el eje que permitirá construir su calidad de vida. Entre todos se hace país. La mayoría de las personas, en un país democrático, tiene las mínimas oportunidades para edificar su vida. España iba bien. España estaba bien. En España se vivía bien. España era uno de los mejores países del mundo. La política, la gestión de los políticos es determinante para lograr que el sistema, las administraciones, las instituciones, el mercado empresarial, el educativo, el tono sean pilares vitales que se deben gestionar con inteligencia, generosidad, vocación y altura. De esto último estamos muy carentes. Las crisis se nos amontonan: la pandemia, no saber dónde estaba tu familiar fallecido, el lío de las mascarillas, la inconstitucionalidad de los estados alarma, las empresas devastadas por el cierre generalizado, los ERTE. Luego el volcán, la inflación, la guerra en Ucrania, el Sahara, Marruecos, los independentistas con Putin, excarcelando etarras, el paro de transportistas a punto de hacer colapsar a nuestro país, que empieza a recordar las listas de racionamiento. Mientras, la soberbia y mentiras de un Gobierno que da la espalda a los ciudadanos que claman ayuda para que no se arruinen sus negocios, sus proyectos, sus vidas. Nos conformamos con poder tener un litro de leche en la nevera. España está en medio de una histeria contenida, de momento. Pero, todo tiene un límite. Los sobresaltos son diarios y para lidiarlos asegurando la paz al pueblo soberano es necesario tener a gente capacitada en puestos de máxima responsabilidad. Este Gobierno de España, algunas de sus ministras y ministros y su presidente pintan maneras de autócratas cuando no quieren responder a las preguntas y cuando desprecian a los sectores. España no es Pedro, Antonio como le llama el líder italiano. Esta España fría, carísima, desabastecida, alterada, subvencionada para comprar votos está dejando de serlo por él. Esperemos que de alguna manera acaben con esta situación que podría desatar el pánico. Una familia lo que desea es trabajar y poder disfrutar de su vida en paz. Ésta es su responsabilidad, señor Sánchez, ninguna otra. Así de sencillo. Así lo complica todo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios