Lapidario

Sin vida y sin pinturas

Una creación artística que se pierde siempre hace daño. Si se trata de unas pinturas de un reputado artista como Juan Vida, uno de los pintores granadinos más conocidos internacionalmente, pues la verdad es que da idea de que quitar esos murales del edificio Aliatar significa que ni había ni habrá modelo de ciudad. Ni ahora ni en el 2031. El capital manda y hay quien sabe que el centro de la ciudad está ahora más barato y conviene adquirir propiedades para cuando vuelva a ponerse de moda, de ahí que se anteponga ese capital a un equilibrio con el patrimonio artístico de la ciudad. Por otra parte, estos días también aparece la noticia de que un mural, en este caso un grafiti de El Niño de las Pinturas, ha sido borrado para siempre de la pared de Guadix en la que llevaba dos años. Un dibujo sobre Simone de Beauvoir con reflexiones sobre las mujeres que han preferido tapar entero. En definitiva, Granada (ciudad y provincia) van cada vez camino de tener menos vida, menos pinturas que la defina. Todo, para pintar cada vez menos en todos los panoramas: el económico, el cultural, los trenes... No hay proyecto, sí mucho llanto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios