Tribuna

Beatriz Torres y Jorge Ortiz

Carta de agradecimiento al Hospital Materno Infantil de Granada

Ojalá los políticos o la gente que "decide cosas" cuiden el Sistema Público de Sanidad una milésima parte de lo que el personal cuidó de nosotros estos días atrás

Fachada del Hospital Materno Infantil de Granada Fachada del Hospital Materno Infantil de Granada

Fachada del Hospital Materno Infantil de Granada / G. H.

De entre todas las sensaciones que pueden tener unos padres primerizos mientras acuden al hospital para la fecha señalada, nosotros acudíamos al hospital sobre todo con tres: nervios, miedo e inquietud. La última venía porque por suerte la mamá no había sido nunca hospitalizada.

Sin embargo, desde el momento que entramos por la puerta de Urgencias del Hospital Materno Infantil de Granada, hasta el día en que salimos con el alta y la niña en brazos, todo fueron "facilidades". Seguramente este no sea el adjetivo adecuado, pero es complicado describir todo el cariño y el apoyo de sus trabajadores, desde las matronas a las auxiliares, pasando por los celadores, las auxiliares, médicos, enfermeras…

De las decenas de personas por las que pasamos, aunque apenas fuera durante unos breves segundos, la que menos siempre tenía una palabra de ánimo a cada paso del camino que anduvimos los días que estuvimos ingresados, por no hablar del cariño, la implicación y la dedicación de los trabajadores que, a pesar del número de casos que verán a lo largo de las semanas y los años, te hacen sentir como único.

Así que nosotros nunca olvidaremos esos momentos tan intensos como delicados y, aunque no podamos agradecer una a una a todas las personas que pusieron su granito de arena mientras los vivimos, siempre nos acordaremos de la matrona que se preocupó por el bienestar de la niña en la sala de dilatación, o aquella otra de gafas verdes que vino en su lugar en el cambio de turno y que nos quitó el miedo en el parto, animando a cada empuje, la médico que sonreía para espantar los nervios durante las complicaciones o la auxiliar que canturreaba copla mientras enseñaba al papá a lavar a la niña…

En verdad no se puede decir nada novedoso sobre el proceso de traer una vida al mundo, lo que sí podemos hacer es agradecer infinitamente a todo el personal del Hospital Materno Infantil de Granada que nos lo hayan puesto tan fácil para empezar esta nueva etapa de nuestras vidas. Ojalá los políticos o la gente que "decide cosas" cuiden el Sistema Público de Sanidad una milésima parte de lo que el personal cuidó de nosotros estos días atrás. 

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios