Panorama

Cuatro años de cárcel para los autores de una agresión sexual en grupo a una mujer

  • En agosto de 2008 los tres condenados violaron a la víctima al salir de una discoteca en Torrevieja

Comentarios 2

Cuatro años de prisión para cada uno de los tres hombres acusados de abusar sexualmente en grupo de una chica en un coche estacionado en el aparcamiento de una discoteca de Torrevieja en agosto de 2008. Ésa es la pena impuesta por la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Alicante que en su sentencia declara a los tres sospechosos de un delito de abuso sexual continuado con acceso carnal, pero les aplica la atenuante de dilaciones indebidas por los retrasos y paralizaciones sufridos por el proceso durante su tramitación.

Los procesados, que están desde entonces en libertad provisional, conocieron a la víctima en la discoteca Barlovento y la convencieron para que les acompañara al exterior. El fallo -que será recurrido en casación por la defensa ante el Tribunal Supremo- detalla que los implicados introdujeron a la mujer en el asiento trasero de un vehículo, donde la desnudaron y se sucedieron por turnos para penetrarla vaginalmente hasta eyacular en su interior sin utilizar preservativo.

Los tres se turnaron para mantener relaciones con la joven, que estaba bajo los efectos del alcohol

El tribunal sostiene que la chica estaba afectada por la ingesta de alcohol y alguna sustancia que no ha podido ser determinada durante la investigación, lo que "anulaba su voluntad y le impedía comprender lo que sucedía". De acuerdo con el relato judicial, mientras uno de los acusados abusaba de ella en el coche, sus amigos invitaban a otros jóvenes que estaban por el aparcamiento a sumarse a su acción con expresiones como "entrad, que hay barra libre", "miradla, si se está quedando dormida con la polla en la boca" o "venga, que no se entera de nada".

Algunos de esos jóvenes, que conocían a la víctima porque eran de su mismo pueblo, vieron que no era consciente de lo que ocurría y la sacaron del coche tras recriminar a los agresores su comportamiento. Uno de estos testigos llegó incluso a intentar agredir a uno de los delincuentes tras comprobar que la joven estaba como "dormida" mientras sufría los abusos, y así lo declaró él mismo en el juicio.

Al día siguiente, la perjudicada no recordaba nada, pero una prima suya que también había presenciado la escena del aparcamiento le contó lo sucedido y la acompañó a un centro de salud y a un cuartel de la Guardia Civil para poner la denuncia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios