Provincia

Caldos locales a la altura de Rioja

Caldos locales a la altura de Rioja Caldos locales a la altura de Rioja

Caldos locales a la altura de Rioja

La altitud en el mundo del vino podría considerarse un elemento de calidad. De acuerdo con una de las bases de la enología moderna "el vino se hace en el viñedo", todo apunta a que latitud (la llamada franja del vino situada entre los paralelos 30-50º Norte o Sur) y altitud son dos conceptos que si se conjugan bien, el resultado será el denominado Vino de Altura. De hecho, numerosas investigaciones han puesto de manifiesto que la ecuación perfecta para conseguir vinos de altura se basa en buscar mayor altitud para el cultivo a medida que se baja en latitud. Esto brinda una amplitud térmica- pronunciada entre el día y la noche durante la época de maduración-, por altitud, que favorece la maduración lenta de la vid, y una acumulación de aromas y sabores frutales.

Todo esto se traduce en "caldos con mucho tanino y gran expresividad aromática", como señaló Juan Jesús Palenzuela, presidente de la Asociación de Vitivinicultores del Altiplano de Sierra Nevada, durante la presentación de los Vinos de Altura a los hosteleros granadinos. Esta denominación está representada por un total de 23 referencias de la zona norte de la provincia granadina, que como indico Palenzuela "son vinos de gran calidad producidos en viñedos de más de 800 metros de altura".

Así, enólogos y productores de la zona del Altiplano de Sierra Nevada se esmeran en mostrar las bondades de sus caldos a los hosteleros de la capital para que éstos consigan un mejor posicionamiento en el mercado local.

A la cita acudieron una veintena de hosteleros y bodegueros, así como el presidente de la Federación Provincial de Hostelería y Turismo de Granada, Trinitario Betoret, quien se comprometió a "recoger el guante" para que los vinos granadinos cuenten con mayor presencia en los bares y restaurantes de la provincia. "Nos ponemos a disposición de los bodegueros para acometer un proceso de sensibilización y concienciar a los responsables de los establecimientos de la calidad de nuestros vinos. Debemos hacerles ver que si los ofrecen a sus clientes van a quedar satisfechos", manifestó.

La alcaldesa de Guadix, Inmaculada Olea, que también acudió a la convocatoria como representante de una zona de gran producción y localidad que celebra una Feria de Primavera y Vino (abril) donde se exponen más de 70 caldos tintos y blancos producidos a unos mil metros de altitud, en apoyo "al gran trabajo que están desarrollando los bodegueros de la zona norte de Granada" . Por su parte, el organizador de la Feria de Vino de Guadix, insistió en "la necesidad de cambiar la costumbre de los hosteleros de proponer sólo Rioja o Ribera" cuando un cliente pide una copa y que añadan vinos locales a la oferta.

El diputado de Turismo, Enrique Medina, también presente en el acto recordó que "la gastronomía es uno de los pilares fundamentales de la oferta turística de la provincia de Granada y una de las actividades que mayor grado de satisfacción arroja en las encuestas" que se hacen a los visitantes. Además, el diputado de Economía y Patrimonio, Manuel Gómez Vidal, reforzó la apuesta de la Diputación de Granada por el sector vitivinícola de la provincia que, en el caso del Altiplano, "constituye un magnífico modelo de desarrollo económico sostenible".

En definitiva, los Vinos de Altura de la zona norte de Granada llegan con fuerza y bajo el paraguas de la calidad para convertirse en un producto imprescindible en la mesa de los granadinos, un caldo con altura al que los amantes del vino no podrán resistirse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios