Provincia

Compañeros del despedido en Torraspapel acampan cinco días para pedir su readmisión

  • Cuatro delegados sindicales piden que la empresa acate la sentencia judicial que dicta la reincorporación

Cuando se cumple el cuarto día de acampada en apoyo al trabajador de Torraspapel despedido, Gonzalo Pulido, los representantes del Sindicato Independiente Motrileño de Papeleros (SIMPA) que están concentrados en la calle, están recogiendo múltiples muestras de solidaridad. "Hasta la Policía Municipal nos ha traído el desayuno", comentó David Martín, portavoz de este sindicato, que reconoció que han tenido que hacer frente desde el viernes en sus tiendas de campaña a la dura climatología: sol, viento e intensa lluvia. "Nos tuvimos que resguardar debajo de un tenderete que han instalado, pero daba igual, la gente que en esos momentos pasaba por allí con el paraguas entraban y firmaban".

La protesta realizada en la plaza de rambla de Capuchinos está siendo secundada por los cuatro delegados con los que cuenta el sindicato en la empresa, que sólo se ausentan de allí para incorporarse a su turno. "¿Qué vamos a hacer, vamos a dejar a un padre de familia en la calle", aseguran.

El representante sindical informó de que hasta la fecha no han recibido comunicación de la empresa en la que admitan la marcha atrás con respecto a su despido, "por lo que hemos pensado que ya hay que tomar medidas drásticas en esta batalla". Los sindicalistas solicitan la dimisión del máximo responsable de Torraspapel en Motril: el director de la fábrica José Rodríguez Muñoz, así como del director de Recursos Humanos. "No entendemos por qué si la juez se pronunció a favor de la incorporación de Gonzalo, él está en la calle".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios