costa

Denuncian la situación límite en los centros de acogida de Motril

  • El Sindicato Unificado de Policía pide que se refuerze la plantilla de agentes en verano

Inmigrantes llegados el martes a Motril. Inmigrantes llegados el martes a Motril.

Inmigrantes llegados el martes a Motril. / ALBA FEIXAS

El Sindicato Unificado de Policía -SUP- denunció la situación límite vivida tras la llegada de 153 migrantes el martes. Parte de los expatriados tuvieron que dormir en el barco de Salvamento Marítimo debido a la saturación que experimentan los centros destinados a la acogida de estas personas en la localidad de la Costa Tropical.

Motril volvió anoche a la tranquilidad tras acondicionar a todos los inmigrantes en distintas dependencias, entre ellas el pabellón de los deportes de la zona Norte. La situación vivida el martes se puede volver a repetir en cualquier momento, e incluso a agravarse, cuando no se pueda contar con esta instalación en un par de semanas, al tener que ser utilizada por los equipos que tienen previsto comenzar sus temporadas.

El martes por la noche llegaban al puerto de Motril al grito de "boza, boza, boza" con el que querían expresar la alegría que tenían por llegar a tierra firme y hacerlo en buenas condiciones, pocos se podían imaginar que el barco que los transportaba, la Guardamar Polimnia, iba a servir después como habitáculo para pasar la noche por culpa de la saturación de los centros de acogida que hay en la costa.

Esta semana se vivió una situación límite en el Puerto de Motril que dejó en evidencia, una vez más, la falta de personal que sufren las distintas fuerzas de seguridad que se encargan de la recepción de pateras.

En este sentido, la secretaria de Organizaciones SUP Granada, Susana Polo, pedió ayer a la Subdelegación que pusiese los medios necesarios para terminar con esta situación, a la vez que alertaba de que se puede volver a repetir en cualquier momento debido al gran número de migrantes que esperan para cruzar el Mediterráneo y a las condiciones climatológicas que invitan ahora a intentarlo.

Polo pedió que "se mejore notablemente el trato con los inmigrantes y en los refuerzos de los cuerpos de fuerzas de seguridad, al ser una situación que se viene avisando desde hace tiempo".

Por su parte, Juan Manuel Aguado, asesor del SUP en Motril, denunció la falta de compromiso político y les pidió a las administraciones que dejen a los medios de comunicación ver el estado en el que viven estas personas dentro del CATE durante el tiempo reglamentario y "no esconder las vergüenzas".

Aguado lamentó que actualmente sólo haya dos funcionarios trabajando dentro del CATE para controlar que no pase nada y para calentar comida. "Cuando se empieza a calentar la comida al mediodía en un microondas con una media de 3 minutos, te puede dar la hora de cenar para darle de comer a todos ", manifestó.

Sobre lo ocurrido el martes, el SUP dijo la situación "de sorpresa" puesto que "nadie sabía que hacer" y prueba de ello es que tras dos horas bajo la custodia de la Guardia Civil "decidieron hablar con Salvamento Marítimo para que el barco se diese la vuelta y utilizarlo así de resguardo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios